Mi hija tiene una amiga manipuladora y ya no sé qué hacer

Cuando nos mudamos a una nueva cuadra, mi hija de 7 años se hizo amiga inseparable de la vecina de al lado. Al principio creí que era genial que mi hija tuviera una nueva amiga, sin embargo con el paso de los días me di cuenta de que la nueva vecinita no era la mejor de las personas.

Mi hija está fascinada con ella

Desde el principio se volvió muy evidente que mi hija era la fan #1 de esta pequeña y las otra niña era la líder del grupito de niñas que se juntaba en la cuadra. Sinceramente creí que mi pequeña estaba preparada para no dejarse manipular, pero fue cuestión de días para que me diera cuenta que no era así. Comencé a observarlas cuando estaban a solas, en esos momentos ambas niñas jugaban muy tranquilas, era hasta que se incorporaban otras niñas que mi hija era dejada a un lado o bien comenzaban a discutir levemente. Intente no meterme entre las niñas, pues se que eso no ayudaría a que mi hija actuara por sí misma y se defendiera.

Las vacaciones

Cuando llegó el verano nos fuimos de viaje a un centro vacacional en familia. Lo bonito de este centro, es que muchas familias llevaban niños de la edad de mi hija. Por lo que tuvo oportunidad de hacer nuevas amistades y pasar un verano increíble lleno de actividades. En los últimos días de vacaciones durante una cena, mi pequeña nos pidió a mi y a su papá que nos quedáramos ahí para siempre.

Pero no solo se quería quedar por las vacaciones

En realidad mi nena quería quedarse porque decía que su amiga la pellizcaba cuando estaba con otros niños. Además su amiguita siempre encontraba oportunidad de criticar algo de su cuerpo. Me preocupo mucho que mi hija me contó que su amiga le dijó que parecía un mono. Por el vello que cubría sus piernas. A decir verdad mi hija es rubia y apenas y se le notan los pequeños vellos. En ese momento estaba muy enojada y quería hablarle a la madre de esa horrible chiquilla para que jamás se le acercará a mi bebé de nuevo.

Pero su padre el más prudente de la familia me detuvo

En la noche tuve una seria conversación con mi esposo, estábamos buscando la forma de ayudar a nuestra hija. El creía que era muy importante que fuese nuestra hija quien pusiera el límite con su amiga. Decidimos reforzar su autoestima, le conseguimos clases de gimnasia rítmica y le animamos a conocer más niñas en actividades diferentes. Además hablamos muy seriamente con ella, le dijimos que su amiga tenía una autoestima muy bajita y por eso la molestaba tanto con su apariencia. La verdad no se si fue la plática, el cambio de aire o prestar más atención en los gustos de nuestra pequeña, lo que hizo que mi hija comenzará a poner límites. 

Pero me sentí muy bien cuando la oí en el jardín

Siempre que su amiga venía a jugar a la casa yo intentaba ser prudente y apartarme. Sin embargo el día que escuche que mi hija le dijo ” no voy a jugar contigo si sigues siendo grosera conmigo”. Mi alma descansó, la chiquilla comenzó a bajarle a sus aires de grandeza. Además mi pequeña le dijo a las otras niñas que ninguna debería ser grosera con otras y de eso no puedo sentirme más que orgullosa. No solo mi hija dejo de ser víctima, también unas cuántas pequeñas más de la cuadra.

¿La mejor solución? La verdad es que no lo sé, solo puedo decirte que me apoye mucho de la opinión de mi marido y como siempre me repito, nadie te enseña a ser padre.

Este video te puede gustar