Mentiras que las personas que no quieren amar a nadie se dicen a sí mismas

¿Te gusta muchísimo una pero se niega a iniciar una relación contigo? Bueno, te encontrarás a muchas personas así a lo largo de tu vida. Y no creas que tú eres el problema, porque no siempre es así. Hay personas que se aman, pero según ellos el destino no los permite estar juntos. En realidad no es cierto, son mentiras que las personas que no quieren amar a nadie se dicen a sí mismas. Piensan que están muy ocupados o que otras cosas son más importantes. No te sientas tan mal por ello, recuerda que hay que respetar las decisiones.

El amor cuesta mucho trabajo

Más bien, toda la vida cuesta trabajo aunque el amor a una persona requiere un poco más de atención. Esta es una de las mentiras típicas de las personas que no tienen ganas de iniciar una relación.

“Estoy muy ocupado para tener una relación”

¿Eres una celebridad o la presidenta del país? Sí, tal vez tengas muchas cosas que hacer, pero en el fondo no quieres una relación. Es así como piensan estas personas y es lo que se dicen a sí mismas: “Tengo mucho que hacer”, “estoy muy ocupado”, “debo concentrarme en otras cosas”, etc. En realidad no están tan ocupados, pero, ya sabes, evitan el amor a toda costa.

“Prefiero enfocarme en mis estudios”

En caso de que ese galán vaya a la misma escuela que tú y te dice esta tan usada excusa, ¡no le creas! Sí tan enfocado está en sus estudios entonces ¿por qué sale con sus amigos de fiesta o se vuela las clases? La respuesta es fácil: no quiere amar a alguien más.

Me encanta mi libertad

Sí, esta clase de personas tuvieran una relación de seguro serían infieles. Aman la libertad y no son comprometidos.

“¿Quién necesita una relación cuando tengo todo lo que necesito?”

Otra de las grandes mentiras que se dice una persona que no está dispuesta a amar a otra. Sea porque está deprimido, pensando en otras cosas o en su zona de confort. Es obvio que no tiene intención de entregarle su confianza y cariño a otra persona, no sería capaz en este momento.

“Odio el drama”

El drama está en todos lados, es inevitable. Claro, si no estás al tanto de los chismes o tu vida es demasiado privada, será muy raro que el drama entre en tu vida o en la vida de alguien más. El amor puede incluir drama, pero hay que admitirlo: un poco de drama no cae mal a nadie. De hecho, hace la relación un poco más interesante.

Este video te puede gustar