Me divorcie a mis 30 y tengo varias cosas que decir al respecto

Me divorcie a mis 30. Aunque el divorcio es mucho más aceptado en la sociedad hoy en día, es cierto que sigue siendo un tabú y un miedo terrible para cientos de chicas. Me case a los 27 años y cometí todos los errores que puedas imaginarte.

Para empezar creí que salir con alguien durante tres años significaba que era el momento perfecto para entrar en un matrimonio. Gran y grave error.

Te voy a contar como acabe, me divorcie a mis 30

En ese momento el matrimonio era una mejor solución a disolver la relación

Yo era una neurótica del trabajo y el un hombre relajado que no se preocupaba en lo absoluto en trabajar. Le ayude a motivarse para conseguir una pequeña carrera como mecánico y el me ayudo a disfrutar un poco más de la vida. El estrés en ese momento era atroz mientras yo intentaba subir en el mundo corporativo el simplemente se relajaba. Sí, creí que dos polos opuestos se atraen y por un tiempo fue así. Nos mudamos juntos a una casa que ambos odiábamos bastante, por cuestiones económicas.

Tips para datear después del divorcio

Tuvimos una boda pequeña

Mi ex y yo tuvimos una boda muy pequeña, nada espectacular. Nos juramos amor para siempre. De hecho yo compre mi propio anillo de compromiso y camine dentro del patio de mis padres hasta el pequeño altar decorado con flores artificiales. eso debio haber sido una señal, por dios, tuve que comprar mi propio anillo de compromiso. Cuando estaba llegando a mis 30 me di cuenta que no quería pasar el resto de mi vida con alguien como mi esposo. Quería ser soltera, divertirme, ser libre y disfrutar de todo lo que la vida tenía preparado para mi. Estaba decidida a pasar mis 30 soltera y fabulosa, aunque fuera divorciada.

Lencería para la noche de bodas ¡uff!

El problema con mi matrimonio fue

Que yo no estaba tan emocionalmente disponible como pensaba y ciertamente mi marido tampoco. Ambos tratábamos de ocultar nuestros problemas detrás de una relación que no tenía mucho sentido. cómo muchas mujeres me concentre en la boda, en vez de en lo que realmente significa tener un matrimonio real.

Cómo es vivir en un matrimonio codependiente

Deje de ser la esposa mártir a ser una mujer felizmente divorciada

Es peor pasar tu vida quejándote de un matrimonio a ser una mujer felizmente divorciada. Créeme, cuando firme los papeles de divorcio con mi maleta en la mano y un coche de segunda mano. Me di cuenta de que por fin podría vivir en un lugar que fuese solo y tan solo para mi. Crecí muchisimo ese año. Todo absolutamente todo era felicidad para mi, incluso me puse a pitar mis propias tazas para hacer de mi cocina algo especial.

Pasaron un par de años y conocí al hombre que ahora es mi prometido y no, no compre mi anillo de compromiso. Este hombre tiene muchas cosas en común conmigo. Se ha encargado de darme todo su amor, cariño y una costosa lista de regalos. A veces el divorcio no es tan malo como parece, después de todo, porque deberías permanecer toda una vida atada a alguien que no amas.

Este video te puede gustar