Me da mucho miedo que mi ex esté con otra

Hace tres meses terminé con el que era mi novio. La relación iba de mal en peor, así que decidí terminarla. Decimos que fue de mutuo acuerdo, pero en realidad quien tomó la decisión fui yo. ¿Y entonces? ¿Por qué si yo tomé la decisión, ahora muero de miedo de que él esté con otra? Al principio estaba muy tranquila, pero ahora ese pensamiento no sale de mi cabeza. ¿Te ha pasado?

¿Ego o amor?

El día que terminamos, hablamos muy tranquilos y nos separamos en muy buenos términos. Bueno, eso creía yo. Al parecer, él no se fue nada tranquilo y en estos tres meses empezó a hacer de todo con tal de llamar la atención y asumió una actitud super inmadura. Incluso me buscó de nuevo, pero con esa actitud tan nefasta no pude creerle nada, y la verdad si quería. Mejor terminamos por siempre. Y ¡boom!, justo en ese momento la idea de que probablemente pronto se paseará con alguien más, no sale de mi cabeza. ¿Por qué si yo estaba muy tranquila? Me he puesto a pensar si el hecho de saber que ya no lo tengo se debe al ego o si tal vez es porque lo quiero todavía.

Tiempo al tiempo

Decidí que, aunque muera de ganas, no le escribiré, pues él sigue en ese mood inmaduro y no vamos a lograr nada. La verdad es que puse en una lista los pros y contras y son más los contras, así que seré fuerte. Creo que el problema es que desde que terminamos estaba tan ocupada con otras cosas, que no me di el tiempo suficiente para decir: “Ok, acabas de terminar una relación en la que creías”, y no tomé suficiente tiempo de duelo. Así que ahora, a la menor provocación, no puedo dejar de pensar en él y en si ya me superó o no. La realidad es que no debería importarme,  yo debería seguir con mi vida y enfocarme en lo mío. Y si encuentra a alguien más, pues ni modo; que sea muy feliz que estoy segura que yo también lo seré.

En teoría suena muy bonito, pero en la práctica…

Muy bien, pues la teoría la tengo, pero la práctica no ha sido nada fácil. Por supuesto que ha habido miles de veces en las que tengo el cel en la mano a punto de escribirle pero me detengo. Y en vez de escribirle a él, le escribo a alguna amiga o a alguien con quien desahogarme. Tengo la mala costumbre de guardarme todo y justo es lo que hace que después todo lo que me guardé salga, y de la peor manera. Así que ya entendí que hay momentos en los que necesitamos exponer nuestros sentimientos y emociones a alguien más para saber si lo que sentimos es normal o simplemente para tener a alguien que nos escuche.

Perdonar es la clave

Lo que ahora entiendo es que me da mucho miedo pensar que esté con otra porque me da en el ego, salen inseguridades y todo tipo de pensamientos como: “entonces no me amaba tanto como decía” pero la realidad es que lo mejor es entender que el pasado está ahí, en el pasado. Hay que analizar lo aprendido y listo a seguir adelante que literal, todo pasa por algo. Cuando terminas con alguien (así hayas tomado tú la decisión) es necesario que te des un momento de reconstrucción, de amarte a ti misma y consentirte para que no te quede duda que todo estará bien. Además, necesitas un tiempo a solas en el que puedas mirar atrás con objetividad para ver qué fue lo que fallo, veas qué aprendiste de la otra persona y de ti. Así puedes perdonar y entonces, seguir adelante.

 

 

 

Este video te puede gustar