Me cansé de tener el puesto de cónyuge seguidor

Tanto mujeres como hombres podemos tomar el puesto de cónyuge seguidor sin siquiera darnos cuenta de ello. Habrá casos en los que abramos los ojos a tiempo para poder cambiar las cosas; pero por desgracia no siempre será así, pues habrá quienes no se den cuenta de lo que pasa y terminen su vida de manera infeliz.

Al principio parece lo correcto

Decidí casarme con un buen hombre, del que desde un principio recibí mucho apoyo. Teníamos ambiciones parecidas y eso facilitaba las cosas a nuestro alrededor, o al menos eso pensábamos. Como él es mayor que yo, tiene más experiencia. Eso hizo que ayudara para que él fuera mi mentor, mi maestro y lo agradezco infinitamente. Poco a poco logré subir también, pues el trabajo que hacía era muy bueno. Sin embargo, las veces que trabajamos en conjunto, todo el crédito se lo llevaba siempre él. Eso me molestaba mucho, pero su excusa era que él ya tenía experiencia y que yo apenas “andaba en pañales”.

Todos lo notaban menos yo

Así como ese suceso hubieron muchos otros, en donde él no valoraba mi trabajo, sino que lo hacía menos. Mi familia y mis amigos se enojaban por esas situaciones, pero no podían hacer nada por mí, mientras yo no decidiera que las cosas cambiaran.

El mundo giraba en torno a él

A pesar de esas situaciones, yo seguí luchando por ganarme un mejor lugar tanto en mi trabajo como en la vida. Me costó mucho trabajo, pues él seguía metiéndome el pie en varias ocasiones y a pesar de eso yo no me alejaba de él. Todo seguía así, hasta que hubo un evento con el que abrí los ojos y decidí cambiar mi vida.

Cónyuge seguidor, ¡nunca más!

Justo cuando ya había logrado el mayor éxito en mi trabajo, a él le ofrecieron algo mucho mejor, pero era lejos de ahí. Él accedió y quiso trabajar en ese proyecto, pero quería jalar con toda la familia. Pidió que al sitio al que íbamos, me buscaran una plaza para que pudiera seguir haciendo mis proyectos. O sea, él había decidido por mí. Cuando me lo dijo, me enojé mucho, pues yo no quería irme. Yo quería seguir en donde estaba aunque supiera que eso significaba peleas entre él y yo. Ya estaba cansada de ser la sombra de él en cada paso que daba. Yo también podía brillar por cuenta propia y ahora máss que nunca, estaba lista para hacerlo. Así que sí, dejé de ser el cónyuge seguidor.

Este video te puede gustar