Me bullearon en el gimnasio y no supe como reaccionar

A veces me gustaría que las chicas dejáramos de vernos las unas a las otras como el enemigo. Hace más de una semana tuve una experiencia que me dejó más triste que enojada . No es raro que en esta época del año muchas chicas ingresen al gimnasio en busca de una vida más saludable. Las he visto por años, al igual que las demás personas que somos prácticamente muebles en el gym. Me bullearon en el gimnasio y no tuve idea de cómo reaccionar ¿te ha pasado?

El grupito de las malas

Se que las mujeres gorditas pueden sentirse algo paranoicas en el gimnasio. Lo se porque varias de mis amigas que son gorditas suelen decírmelo y se quejan mucho al respecto. Yo siempre les he dicho que la clave para dejar de pensar en esto es concentrarte y disfrutar de lo que estás haciendo. Al final te este viendo quien te este viendo no es tu problema. La verdad es que yo soy de las típicas chicas hurañas del gimnasio, me pongo mis audífonos y no me doy cuenta de quien está o no está. De igual forma en las clases del gym, suelo ser yo contra mi misma. Pero esta vez en mi clase de yoga había muchas personas nuevas. Por lo que me limité a quedarme más allá del rincón. Al acabar la clase salí del salón, pero note que el grupo de chicas nuevas me volteaban a ver haciendo caras de disgusto. No le presté mucha atención. 

La clase de cross

El martes es mi día especial. Es el único día en que dan crossfit en el gym al que voy y por tanto es el día que descargo toda mi furia con las ruedas, los martillos y las cuerdas. Suelo darle con todo al gym en martes, lo hago para mi. Desde el inicio de la clase este mismo grupo de chicas al verme llegar comenzaron a reír. Estoy acostumbrada a ese comportamiento, después de todo he pasado los últimos años de mi vida conviviendo al 99% con puras mujeres. No le di importancia alguna y me dedique a darle con todo a la clase. Sin embargo la líder de esta bolita de chicas curvy insistía en verme fijamente. Me sentí bastante incómoda pero me límite como siempre a concentrarme en mi ejercicio. Nadie me quita mis instantes de relief…

Me bullearon en el gym durante varias semanas

Misma rutina, mismas caras, algunos comentarios fuera de lugar (me apodaron hulk). Un par de risas burlonas, usar las pesas o aparatos al mismo tiempo o de plano quitarmelos. En fin decidí cambiar mi horario de gym para no estar alrededor cuando ellas estuvieran haciendo su ejercicio. Se que con el tiempo los bullys se cansan. Fue hasta que un día en el vestidor del gym cuando me metí al vapor y ahí estaban ellas. Me acosté en el vapor sin prestarles atención. Pero claro era inevitable escuchar su plática. Comenzaron a hablar de las chicas que se creen superiores a las demás, las que sólo comen lechuga y un montón de comentario de hate más (cómo quería mis audífonos en ese momento). Salvada por la campana mi maestra de cross entró en el vapor y comenzamos a platicar de su viaje de vacaciones. Ellas continuaron hablando de otras cosas.

Ya sé… seguro piensas que debí confrontarlas

Mucho se habla de las miradas incómodas que reciben las chicas curvy en el gym. Pero puedo decir que está no es la primera vez que las chicas curvy me ven con hate en el gym. Es super incómodo, la misma sensación que ellas tienen cuando las ven en el gym. No suelo contar estas cosas tan negativas. Pero es impresionante como juzgamos a las demás personas sin conocerlas. Si a ellas les choca ser víctimas. Olvidan que a cualquier ser humano le choca ser el cojín emocional de los demás. No supe cómo reaccionar a su bullying. La verdad es que llegado este punto solo  puedo pensar en lo mal que se deben sentir con ellas mismas para hacerle esto a otra persona.

Creo que es difícil meterte en la cabeza de los demás. No es mi trabajo ser la imagen de sus inseguridades. ¿Alguna vez te ha pasado?

Cómo darte tu lugar como una mujer fregona

Este video te puede gustar