6 actitudes que debes cuidar cuando tienes un adolescente en casa

Tener un adolescente en casa no es tarea fácil. Todos sabemos lo complicado que resulta el tratar a tu hijo como adulto cuando tiene conductas sumamente infantiles. Si recuerdas tu adolescencia, sabrás que tanto hijos como padres sufren mucho esta transición. Por lo tanto, te recomendamos poner manos a la obra evitando estas actitudes por el bien de tu familia. Sé que nadie puede decirte cómo criar a tus hijos porque no está en tus zapatos, pero lee la explicación con mente abierta y usa lo que mejor te funcione. Evita:

Ser amiga antes que madre

Cuando intentas ser su amiga lo confundes respecto al papel que tienes en su vida. Tus hijos necesitan consistencia de tu parte. Todo en su vida es bastante inestable y necesitan tener a alguien con quien puedan contar incondicionalmente. ¿Quién mejor que su mamá? Mantén la estructura y la disciplina. Si le empieza a ganar la flojera o la depresión, la estructura que le aportan las reglas de tu casa le ayudará a salir adelante de esta etapa.

Ignorar sus logros

Supongamos que en tu casa tu preparas de comer todos los días (no me consta pero estoy suponiendo). Aunque cocinar es “algo que se espera de ti” sigue sintiéndose maravilloso cuando tu familia le hace cumplidos a tu comida, ¿verdad? Lo mismo pasa con tus hijos, aunque estén haciendo lo que es su deber les sirve muchísimo en su crecimiento personal sentirse elogiados. Además, es bueno para ellos saber qué es lo correcto y las acciones que les conviene repetir. No tienes que convertirte en su porrista, pero sí debes hacerlo sentir valorado y amado en esta época tan difícil.

Intentar resistir el cambio

Cuando tienes un adolescente en casa es obvio que las reglas van a cambiar. Tu hijo está en otra etapa de su vida y va a tener nuevas experiencias. Tus reglas tendrán que adaptarse a su edad, así que no es momento de ponerte nostálgica. Así como tienes que aumentar sus libertades, también incrementarán sus responsabilidades. No tengas miedo de que tu chiquito crezca, lo menos que quieres es cortarle las alas.

No dejar un margen de error

Todos somos torpes cuando somos adolescentes, nuestro criterio es pésimo en muchas ocasiones. ¿De verdad veías la vida igual a los 20 que a los 16 o 18? ¡Y ni siquiera es tanto tiempo! Tu adolescente va a cometer errores, es un hecho. Decide cómo denotar la gravedad de las cosas. No todo tiene que ser una batalla. Todo lo que tu hijo haga debe tener consecuencias. Decide la gravedad de cada una de sus acciones con calma y sé firme al ejecutar las responsabilidades. Muchas veces tendrás que dejar que él mismo solucione el embrollo en el que se metió y esa será su responsabilidad. ¿Por qué? Porque así funciona la vida adulta y es hora de que vaya aprendiendo.

Buscar justificaciones en vez de razones

Cuando hay un adolescente en casa es común que las vías de comunicación se cierren. Es un proceso normal dejar de contarle todo a tu mamá pero hay que mantener las vías lo suficientemente abiertas para que se comunique contigo respecto a los temas importantes. Si le va mal en la escuela y le preguntas por qué, no te conformes con que te diga que echó flojera o las materias son difíciles y el próximo semestre va a cambiar. Investiga el por qué de las cosas sin ser demasiado entrometida. Así estarás consciente de las cosas importantes de su vida y al pendiente de cualquier foco rojo que surja.

¿Cómo te comunicas con tu hijo adolescente en casa?

Este video te puede gustar