¿Maternidad y carrera profesional?, aprende a encontrar el equilibrio

Muchas de nosotras tenemos el anhelo de recibir la mejor preparación para dedicarnos a eso que tanto amamos. Para conseguirlo estudiamos mucho e invertimos más tiempo del pensado para lograrlo. Además, deseamos formar una familia, pero sabemos que podemos entrar en conflictos por encontrar el equilibrio entre ambas partes. Parece algo muy complicado, pero es posible lograrlo y desempeñar las dos funciones de manera exitosa.

Población económicamente activa

De acuerdo a datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en México, las mujeres con hijos representan 43.4 % de la población económicamente activa. Son mujeres que buscan desarrollarse de manera profesional sin dejar de lado la parte maternal. Por desgracia, no todas las empresas ofrecen las oportunidades necesarias para que la maternidad empate con la carrera. En España, por ejemplo, 57 % de las mujeres renuncia a sus trabajos, mientras que 53 % opina que ser madre es un impedimento para crecer de manera profesional. Esos datos fueron recabados por el informe Maternidad y Trayectoria Profesional realizado por una escuela española de negocios. Sin embargo, ser mamá no es un obstáculo si las empresas conceden flexibilidad que permitan llevar a cabo ambos trabajos.

Cómo encontrar el equilibrio

Las mujeres consideran que para sentirse satisfechas en la empresa en donde laboran, deberían recibir mucho apoyo desde que avisan de su embarazo. De acuerdo a la Ley Federal del Trabajo, en México, la discriminación por condiciones de maternidad está penalizada. También existe un subsidio por maternidad y un periodo de incapacidad que puede ser tomado como apoyo en los primeros días de vida del bebé.

Empresas más flexibles

Que una mujer considere la maternidad como una traba en su ascenso profesional se debe al poco apoyo de las empresas. Estas deberían contar con salas de lactancia y horarios flexibles para que mamá pueda salir más temprano. También podrían brindar cursos psicoprofilácticos, guarderías, seguro social o de gastos médicos. Incluso, debería considerarse la posibilidad de laborar desde casa, teniendo contacto con la empresa por cualquier situación que se ofrezca.

Y tú, ¿has logrado encontrar el equilibrio?

Este video te puede gustar