Manspreading, la postura de los chicos para quitarle espacio a las mujeres

Hace un par de días llegó a mi sección de noticias de Facebook un video que me hizo pensar mucho. En él se ve a una chica de Rusia que derrama agua con cloro entre las piernas de los hombres que van sentados con las piernas muy abiertas. La mujer es una activista que se hartó de que los hombres se adueñaran del espacio en los vagones del metro de San Petersburgo. A continuación te cuento un poco sobre el manspreading y por qué la reacción de la chica ha sido tan criticada.

¿Qué es el manspreading?

Para entender este asunto tenemos que saber qué es el manspreading. Se trata de la práctica de algunos chicos de sentarse con las piernas abiertas todo el tiempo y el cualquier circunstancia. En español se le dice despatarre o explayamiento masculino. Esto es lo opuesto a lo que nos inculcan a nosotras de “sentarnos como señoritas”; es decir, con las rodillas juntas. Los hombres que lo hacen dicen que se lastiman al cerrar las piernas; sin embargo, algunos expertos han salido a desmentir esta versión. El problema se genera cuando al explayarse dejan a las demás personas sin espacio. Seguramente te ha pasado que al viajar en el Metro o en el autobús vas super incómoda mientras que el chico de al lado va a sus anchas.

¿Por qué se ha vuelto viral?

El manspreading se ha convertido en el objeto de muchos debates y opiniones encontradas. Y es que a simple vista parece que se trata de algo menor e inofensivo, pero no lo es. Basta preguntarnos por qué tenemos que ir tan incómodas en el transporte público para que ellos puedan abrir las piernas y ocupar un asiento más. ¿Realmente es necesario? Ya varios especialistas en anatomía han expresado que no lo es, por lo que los hombres pueden ir sentados correctamente sin lastimarse y sin molestar a los que los rodean. En general, esta práctica es considerada un acto machista, por lo que muchas chicas que luchan por los derechos de las mujeres lo han hecho visible.

¿Es una reacción radical?

Luego de que este video le diera la vuelta al mundo, muchas personas calificaron la acción como violenta y agresiva. Y es que, si bien es necesario crear conciencia en los hombres para que respeten el espacio de todos, tampoco es tan buena idea tirarles cloro en los genitales. Además de la sorpresa y el susto, esta sustancia pudo haberles causado algún daño a la salud. Por eso, muchas personas califican la protesta de la chica rusa como radical.

Y tú, ¿qué opinas?

Este video te puede gustar