Malos comportamientos que no debes soportar a tus hijos

Sin quererlo muchos caemos en los típicos patrones para detener un mal comportamiento. Algunos padres creen que con un regaño sus hijos vana entender. Sin embargo lo que funciona para un hijo puede que no funcione para el otro. El reto para cambiar hábitos y que estos se mantengan de forma saludable no es cosa de un día. Como padres tenemos que ser constantes para que estos malos comportamientos cesen de una vez por todas.

Los malos hábitos de las mañanas

Pocas son las casas donde mamá no grita por las mañanas. Los malos comportamientos antes de ir al colegio se dejan notar. Los niños tardan una eternidad en vestirse, desayunar y meterse al coche. Llegado el punto de estrés máximo mamá pide que las cosas se hagan a cambio de alguna concesión: plato de cereal, regalo o cualquier otra cosa. Ten cuidado hay que enseñar a los pequeños a hacer las cosas una noche antes y no ceder ante el pánico del tiempo.

Soluciones sencillas:

  • Enséñales a poner su ropa desde una noche antes al lado de la cama. Así todo saldrá más rápido.
  • Mochilas listas y al lado de la puerta en la noche anterior. Así evitarás que la mochila se pierda o esté a medio hacer en plena hora pico.
  • Se inteligente a la hora de solucionar estos problemas, por sobretodo mantén la calma.

Dile no a hacer las cosas por recompensas

Muchas madres nos acostumbramos a premiar a nuestros hijos cuando hacen algo en la casa. Por ejemplo al mio le enseñe que al terminar de lavar los platos le sería dado un dulce. Después de enseñarles este condicionamiento es usual que esperen obtener algo por realizar las tareas de la casa que son su responsabilidad. Así que evita este comportamiento.

Cambia el chip

Una forma sencilla de enseñar a tus hijos a ser autosuficientes es jugar con ellos. Por ejemplo ponlos a competir: quién lava mejor los platos o quien hace la cama mejor. Jugar con ellos puede ser mejor incentivo que el condicionamiento de recibir dulces a cambio.

Mamá quiero al tablet, el célular, la tele

Decálogo para tener una vida feliz (sin importar qué tan mal vaya tu día)

Culpas a tu hijo por estar obsesionado todo el tiempo con tener la tablet o cualquier otro electrónico. Aunque la verdad es que tu misma estas super obsesionada con tu celular. Eres la mamá que vive pendiente de su celular todo el tiempo. Ten cuidado este comportamiento se los estas pagando tus hijos.

Cambia el chip

Ahora en vez de tener el móvil tan a la mano procura mantenerlo a una distancia prudente. Sube el volumen para que puedas notar cuando te llaman. Pero no lo tengas perpetuamente junto a ti. Somos responsables de los buenos y malos hábitos de nuestros pequeños. Démosle la vuelta a este mal hábito a la de ya.

Ideas para arreglarte mejor todos los días

Este video te puede gustar