Madres que le tienen miedo a sus hijos, ¿por qué?

Aunque no lo creas, hay madres que le tienen miedo a sus hijos. Suena extraño, pues qué podrían hacer ellos para asustar a sus mamás, ¿cierto? Sin embargo, es una conducta más común de lo que imaginas. En estos casos, pareciera que las madres tuvieran que pedirle permiso a sus hijos para hacer algo.

Hipermaternidad

La hipermaternidad se relaciona con la sobreprotección, pues las mamás (y también los papás) buscan evitar que sus hijos se aburran y tomen decisiones equivocadas. Tienen presente la manera en que deberían educar a sus hijos, pero se excusan para no hacerlo. Además, no soportan que otros quieran controlar a sus pequeños, dejando de lado el comportamiento de los mismos. Al hacer esto, la figura de los padres queda por los suelos. Los hijos hacen lo que quieren cuando quieren sin importar nada más. Si no se les da la libertad, recurren al llanto para evitar un NO de sus progenitores.

Por qué sucede

Los padres trabajan y se sienten culpables por no pasar tanto tiempo con sus hijos. Esto provoca que se vayan al extremo y traten de controlarlos a distancia. Cuando los sobreprotegen terminan asfixiándolos e impiden que sean autónomos y maduros. Los niños se vuelven déspotas y se mal acostumbran a que sus padres hagan todo por ellos. También se hacen poco tolerantes a la frustración, aunque detrás de ese caparazón hay temor a lo desconocido. Tanto los hijos como los padres le tienen miedo a algo.

Cómo evitarlo

Deben fijarse normas desde el principio y hacerle entender a los hijos que el amor no significa permisividad. Si se establecen límites, los niños aprenden a madurar aceptando desafíos con los que a veces sufrirán. No hay que olvidar que la falta de autoridad causa frustración e inseguridad, y si los pequeños no sienten autoridad de los padres, la buscarán en otro lado.

Este video te puede gustar