Luego del pos-parto, el matrimonio se vuelve un verdadero reto

Compartir tu vida con la persona que amas es grandioso. Todo parece ir de maravilla y conforme pasa el tiempo, aprendes a compartir un poco de ti con el otro. Cada día está lleno de nuevos retos y aprendizajes; pero en el momento en que se decide tener hijos, algo cambia dentro del matrimonio. Sí, ya sé que dirás que eso no es cierto, pero la realidad es que luego del post-parto, hay verdaderos retos que enfrentar si queremos que nuestra relación de pareja se mantenga fuerte.

Un bebé, un gran cambio

Es un hecho que traer un bebé al mundo es una bendición. Lo malo es que no existe un manual para saber llevar la maternidad/paternidad, tampoco para saber cómo evitar discusiones, conflictos o cómo hacerle para ser una familia feliz. Todo eso lo vamos aprendiendo en el camino y obviamente nuestro matrimonio puede verse en peligro varias veces. Al tener un bebé, descubriremos una nueva faceta de nosotros y tenemos que aprender a adaptarnos a ella.

Aprendan a resolver sus conflictos

La adaptación podría costarles grandes decisiones, por lo que siempre deben pensar un poco antes de actuar. Los primeros años (o tal vez todos) serán complicados. Siempre se presentarán nuevos retos que los harán dudar muchas veces. Incluso habrá momentos en que pelearán porque uno decidirá una cosa y el otro, otra. No deben convertirse en enemigos, sino todo lo contrario. 

Mamá es el centro del universo

A veces los conflictos serán porque los hijos demandarán más atención de la madre. Siempre querrán que ella sea quien les ayude a resolver sus problemas y papá pasa a segundo término. Papá puede sentirse olvidado y eso podría generar conflictos. Sin embargo, por la otra parte está mamá. Ella muchas veces querrá 5 minutos para darse un respiro. Querrá poder tomar una ducha con agua caliente, comer sin que sus alimentos se enfríen o simplemente ver su programa favorito sin ser interrumpida. Mamá envidiará a papá porque él sí puede descansar, sí puede tener un baño decente o porque puede ir solo al baño.

Amor, paciencia y respeto

El matrimonio no vuelve a ser el mismo luego del post-parto. Todo cambia, pero de la pareja depende que esos cambios sean para bien. Ninguna familia es perfecta, pero sí podemos aprender a dialogar y resolver juntos los conflictos en lugar de echarnos la bolita para que sólo exista un culpable. En la familia no hay culpables, pero sí hay cómplices que luchan juntos por sacar algo que decidieron formar con mucho amor. Se podrá siempre y cuando ambas partes quieran lo mismo. Cuando sólo uno decide luchar contra viento y marea, es importante replantear las cosas.

Este video te puede gustar