Cómo sobrevivir a los primeros años de matrimonio.

El amor es una de las cosas más bellas de este mundo.

Lleva a las parejas a concretar este ritual que ha prevalecido por años, confirmar su amor ante la sociedad en las buenas o en la malas.
El matrimonio es muy distinto a lo que pintan las películas de amor, las novelas románticas o inclusive a lo que vemos en parejas con más de 25 años juntos. No debe de sorprendernos que vivir juntos el primer año sea una de las grandes pruebas que las parejas jóvenes tengan que pasar. La problemática de los recién casados se debe a muchas razones. Es, como siempre, una cuestión de experiencia y aprendizaje. Pero existen formas para sobrevivir a estas constantes fricciones:

Hábitos y estilo de vida.

shutterstock_410426641

 Cada uno viene de un hogar con costumbres y hábitos completamente diferentes. Quizás en la época de noviazgo fue muy difícil que esta parte de se diera a conocer y una vez que están casados normal que encuentren algunos hábitos desagradables de la pareja. Lo mejor que se puede hacer en estos casos es tener tolerancia con la pareja y hablar de poner límites para garantizar el respecto hacia ambas partes.

Asumiendo nuevos roles.

shutterstock_79829482

Una vez que las parejas se casan, tienen una casa, muebles, etc. Hay que iniciar nuevos roles para que la relación funcione. Existen nuevas obligaciones y responsabilidades por lo que hablar acerca de cómo se van a dividir las tareas del hogar, en la economía, etc. es vital para mantener la paz dentro de casa.

Dónde queda la familia y los amigos.

shutterstock_357708335

Ambos vienen de una familia que no pueden ni deben dejar atrás, por lo que deben de empezar a encontrar el equilibrio. Dividir las festividades o encontrar la forma en que ambos puedan disfrutar de sus tradiciones. Esta parte en especial puede crear grandes conflictos. El respeto y la tolerancia debe de ser una de las cosas que perseveren cuando se tomen decisiones en pareja.

Expectativas.

shutterstock_137653586

La fantasía a veces no nos deja ver la realidad de las cosas. Genera frustración haber imaginado que las cosas iban a ser muy diferentes de lo que realmente están resultando ser. Ambos deben aprender a lidiar con este lado oscuro. A veces los planes se vienen abajo, pero para eso se tienen el uno al otro: para apoyarse y respetarse.

Las odiosas finanzas.

shutterstock_235459861

Todo era más fácil cuando estaban solteros. Las finanzas eran parte de la vida personal de cada uno, sin embargo ahora deben de compartir las responsabilidades. Para poder hacer más fácil la convivencia en casa, deben de aprender a administrar el dinero y decidir siempre entre los dos. Nunca es fácil hablar de dinero, procuren mantener la calma.

Las dificultades de la vida sexual.

shutterstock_141789847

Cuando estamos bajo el mismo techo día con día, esta parte del romanticismo comienza a decaer. La rutina repercute en la vida sexual que se tenía en el noviazgo. Deberán comenzar una nueva etapa de reconexión para poder superar los retos que se les pongan enfrente. Reavivar la llama será cuestión de su imaginación, lo más importante es no dejar de intentarlo.



Este video te puede gustar