Los niños son imanes de accidentes, no pierdas la cabeza, mejor aprende a reaccionar ante esos momentos

Recuerdo que antes de convertirme en mamá, no me percataba de cuántos accidentes podían suceder en casa. Sin embargo eso cambió cuando mis retoños llegaron a mis brazos. Debo decirte que los accidentes en casa suceden, incluso cuando has puesto tu casa a prueba de niños. Así que mejor guarda la calma y ponte atenta a los detalles que te compartiré, para que sepas cómo reaccionar.

En la cocina

Procura dejarles en claro a tus hijos que no deben entrar a la cocina porque es una sala de alto riesgo. Aún así, muchas veces querrán entrar para enseñarte algo o para tomar algo. Por eso no debes dejar las cacerolas a su alcance. Evita dejar los sartenes con el mango de fuera, para que no estén a su alcance. Con los utensilios, procura dejarlos en cajones que no estén a su alcance. Así evitarás cortaduras o lesiones en la piel.

Los niños son imanes de los accidentes

Créeme, puedes estar pendiente de tus hijos para que no les pase nada y aún así les pasará algo. No es que yo se los desee, simplemente es algo real. Por eso lo mejor es estar preparada dependiendo la situación.

En la sala o comedor

Casi siempre hay ventanas en estas habitaciones. Enséñale a tus hijos que no deben acercarse a las ventanas, mucho menos si no tienen protecciones. Además, ten cuidado con los muebles que hay cerca de las ventanas. Los niños pueden subirse ahí y luego pretender llegar a las ventanas. El final puede ser trágico. Así que toma las medidas necesarias para evitarlo.

En las habitaciones

Aunque busques muebles seguros y aptos para los niños, nunca faltará algo que los lastime. Busca protecciones para los contactos. Así evitarás que se electrocuten. También deja lejos cables o aparatos pesados que se les puedan caer encima. Incluso ten cuidado con los muebles, pues a veces los niños se trepan en ellos y pueden caerles encima.

Este video te puede gustar