Los hombres se agotan al escucharnos hablar, ¡puedes creerlo!

Si la relación con tu hermano no es tan buena como con tu hermana o amigas, tranquila. Parece que la causa de eso no es que se caigan mal. Más bien se trata de que ellos se agotan cuando escuchan por largo tiempo la voz femenina. Eso tiene una explicación científica, conócela.

 Investigación

La Universidad de Sheffield realizó un estudio para comprobar cómo funciona el cerebro masculino ante la voz femenina. Los resultados demostraron que los hombres no están preparados para escuchar la voz de las mujeres. Parece algo muy absurdo, pero eso se pudo comprobar gracias al protocolo de observación y prueba y error. Ahora todo tiene lógica de por qué a veces parece que tu pareja, hermano o amigo no te hacen caso. No te están ignorando, sino que su cerebro se ha “desconectado” ante la respuesta de tu voz. Los individuos analizados escucharon voces masculinas y femeninas y su reacción fue diferente en ambos casos. La voz femenina activó el área auditiva de los hombres. La mente masculina trata de interpretar y descifrar el significado de las palabras.

Los hombres se agotan con la voz femenina

La voz femenina tiene una variedad más amplia de sonidos, comparada con la masculina. Debido a eso, interpretar lo que sale de la boca femenina, es más complicado. La mujer habla de un modo más melódico, lo que hace que descifrar el mensaje sea más complejo. Los hombres se agotan de escucharnos porque el cerebro se desgasta en su afán de sintonizarse y lograr comprender todo lo que la mujer dice. A eso hay que sumarle que la mujer dice más palabras por minuto que un hombre.

Efecto “fiesta de cóctel”

Cuando el cerebro del hombre percibe que la información recibida por la mujer es demasiada, se desconecta. A eso se le conoce como efecto “fiesta de cóctel”, que se asemeja a la reacción que tienes cuando estás en un lugar muy ruidoso. La mente lo único que hace es evitar trastornos de gravedad, por lo que se enfoca en un sólo sonido y lo demás lo elimina.

Este video te puede gustar