Los fantasmas existen, y fue así cómo lo comprobé

Muchos nos rehusamos a creer que los fantasmas en realidad existen. Hemos escuchado muchas historias sobre ellos y hasta hay programas que se cuentan experiencias en torno a ellos. Yo no creía en los fantasmas; sobre todo porque nunca había vivido un evento que los involucrara. No obstante, empecé a creer en su existencia cuando mi abuelito falleció y comenzaron a pasar muchas cosas extrañas después de su muerte. Cuando ocurren sucesos paranormales cerca de ti empiezas a pensar en que tal vez hay vida más allá de la muerte. Y lo crees aún más cuando uno de tus familiares fallecidos es quien llega a darte uno que otro susto. Lee cómo comencé a creer en los fantasmas gracias a mi abuelo materno…

Empezaron a suceder cosas extrañas

La muerte de mi abuelito fue inesperada. Nadie en la familia esperaba que esto sucediera. Unos días después del sepelio comenzaron a suceder cosas extrañas en la casa de mis abuelos. Mi abuelo era de esas personas que se levantaban a las 4 de la mañana para irse a trabajar. Solía hacer mucho ruido, como arrastrar las sillas del comedor. Días después de su muerte mi abuelita y mi tío escucharon ruidos en el comedor y las sillas moverse. Pero esto no sucedía a cualquier hora, pasaba justo en la madrugada, a las 4. También mi abuelito solía tocar la puerta de la habitación donde dormía mi abuelita y, en ocasiones, mis hermanas y yo. Lo hacía como un juego. Meses después de su muerte, mi abuela nos contó que a ella le tocaban la puerta en la noche sin que hubiera nadie más en la casa… Era claro que sabía que era mi abuelo.

En una ocasión él me asustó

Un año después de su muerte, los ruidos habituales que hacía mi abuelo seguían escuchándose en la casa. Esos sucesos los había vivido mi abuelita, mi tío y mi mamá, pero a mí nunca me había pasado nada. Bien dicen que nunca digas nunca… En una ocasión, mis hermanas y yo fuimos a visitar a mi abuelita. Ya era tarde y nosotras nos moríamos de sueño, por lo que nos fuimos a acostar. Dormíamos las tres en una habitación, yo dormía con una de mis hermanas en una cama mientras que la otra estaba en una cama individual. Yo estaba a punto de caer en los brazos de Morfeo cuando sentí que me habían apretado un tobillo, de inmediato desperté. Mi hermana que estaba junto a mi volteó a verme sorprendida y supe que a ella le había pasado lo mismo. Las dos al mismo tiempo preguntamos: “¿Sentiste eso?”. Curiosamente no nos asustamos mucho, sabíamos que era mi abuelito quien había ido a vernos.

El volumen del estéreo subió sin razón alguna

Esto sucedió unos seis meses después de que mi abuelo falleciera. Me encontraba en mi casa con mi familia y recuerdo que era la época cuando yo estudiaba la secundaria. En las tardes, prefería hacer las tareas en el comedor con el estéreo encendido. Una tarde estaba en el comedor con mi mamá mientras hacía la tarea. De repente, el volumen del estéreo subió por sí solo… Mi mamá y yo intercambiamos miradas. Tranquilamente mi mamá bajó el volumen y me dijo: “Seguro es tu abuelito que vino a visitarnos”.

Incluso soñé con mi abuelo

Dicen que nuestros seres queridos que fallecen se comunican con nosotros de muchas maneras. Algunos asustándonos y otros mediante los sueños. Después de fallecido, mi abuelo se comunicó conmigo en dos ocasiones a través de los sueños. La primera vez fue unos días después de fallecer. En el sueño me decía que estaba en un bonito lugar y hasta nos abrazábamos. Meses después de su muerte, mi tío nos anunció que su esposa estaba embarazada, tenía unos pocos meses de embarazo. Al poco tiempo de recibir esta noticia, soñé con él. En esta ocasión lo veía cargando a un bebé que estaba envuelto en una sábana azul. Le comenté esto a mi familia y me dijeron que tal vez mi abuelo nos estaba diciendo el sexo del bebé. Meses después nos enteramos de que, en efecto, ese bebé era un niño. Sigo muy sorprendida de la manera en que mi abuelo se comunicó con nosotros después de su muerte y esto me hace confirmar que los fantasmas o espíritus están entre nosotros.

Este video te puede gustar