Los alimentos más funcionales para tu bebé

Como sabes, todos los alimentos aportan ciertos beneficios al cuerpo humano, unos en mayor cantidad que otros. De todos estos, existe un grupo que es catalogado como alimentos funcionales, porque tienen características especiales. La buena noticia es que este grupo de alimentos ayudan a tu bebé a crecer lo más sano posible.

¿Por qué se llaman alimentos funcionales?

El término surgió en Japón y hace referencia a los alimentos que contienen componentes biológicamente activos. Ofrecen beneficios a la salud y los riesgos de sufrir enfermedades se reducen al máximo. En este grupo de alimentos funcionales destacan aquellos que poseen minerales, vitaminas, ácidos grasos o fibra. También los que tienen sustancias activas como fitoquímicos, antioxidantes y probióticos, todos benéficos para el organismo.

Beneficios que obtienes de los alimentos funcionales

  • Disminuyen los problemas de intolerancia a la lactosa, haciendo una gran ventaja para que pueda consumir la leche entera. También puede comer sin ningún problema todos los derivados de la leche.
  • Se reduce el riesgo de presentar infecciones gastrointestinales o diarrea porque se fortalece el aparato digestivo.
  • Ayuda en problemas de estreñimiento.
  • Aporta vitaminas y ácidos grasos por la fermentación de la fibra de los alimentos.
  • La salud del colon, estómago y sistema inmune se encuentra en óptimas condiciones.
  • Todas las enfermedades relacionadas con el aparato digestivo disminuyen. Al nutrirse y fortalecerse el organismo, se presentarán escasas veces en la vida.

¿Cuáles son estos alimentos?

  • Leche. Contiene ácido graso omega 3, ácido oleico y fólico que juntos contribuyen al buen crecimiento y desarrollo de los huesos.
  • Yogur. Alimento de origen animal que contiene calcio, además de mantener el sistema digestivo en buenas condiciones.
  • Cereal. La fibra y minerales que tiene ayudan a reducir los niveles de hierro y facilitar el proceso digestivo.
  • Arándano. Alimento rico en fibra que ayuda a la buena digestión. Además es una fuente de antioxidantes que protegen contra infecciones, bacterias y virus de cualquier tipo.
  • Aceite de oliva. Fuente de ácidos grasos que ayuda a los pequeños a crecer sanos y fuertes.

¡Inclúyelos en tu dieta y en la de tus pequeños!

Este video te puede gustar