Lo que pasa cuando toda tu vida gira alrededor de un hombre

¿Has notado si tu vida gira alrededor de un hombre? Si no es así, déjame felicitarte porque sabes lo que es realmente importante. En caso de que sí sea así, no te sientas mal, no eres la única que ha vivido esa situación. Hubo un momento en el que mi vida comenzó a tambalearse. Llegó un hombre que me hizo ver mi entorno con otros ojos y fue ese mismo hombre el que me hundió.

Independencia total

Antes de esa relación yo me consideraba una chica que tenía criterio propio. Podía decidir lo que era bueno y lo que era malo para mi vida. No dejaba que nadie se inmiscuyera en mis decisiones. Tenía en claro que la única que podía hacer y deshacer con mi vida era yo. Aún compartiéndola, entendía que esa persona podía hacer lo que quisiera con su vida, pues yo también pedía lo mismo. Sin embargo, al conocer a este hombre, empecé a hacer lo contrario.

Relación complicada

Los primeros meses la relación marchaba bien o al menos eso creía yo. Lo malo es que él era un chico muy inseguro. Cada vez que no estábamos juntos él me mandaba mensajes preguntando qué hacía o por qué no respondía pronto los mensajes. Al principio, me molestaba tanto que hiciera eso, que hablé con él. Sin embargo, parecía que no me había escuchado. Siguió haciéndolo y en vez de que yo hiciera algo, acepté seguir ahí. Las cosas no cambiaron por su parte, pero por la mía sí. Empecé a darle santo y seña de todo lo que hacía, incluso si no lo preguntaba. Luego ya no era solo eso, también yo le pedía cuentas de lo que hacía. Empecé a desconocerme, pues era algo que yo no estaba acostumbrada a realizar. Así fue pasando el tiempo, hasta que abandoné muchas cosas con tal de estar con él.

Mi vida gira alrededor de un hombre

Sin darme cuenta, mi vida empezó a girar alrededor de él. Todos mis planes se hacían en torno a lo que él quería. No pienses que me obligaba o que iba a pasar algo si las cosas no se hacían como él quería. Si las cosas sucedieron de esa manera fue por decisión propia. La cuestión es que yo dejé de hacer algunas cosas o si las hacía, en todo momento lo contemplaba a él en mis planes. Aclaro que no tiene nada de malo incluir a tu pareja en tus actividades, el problema es que tienes que saber hasta qué punto es sano hacerlo. Por decisión propia acepté que mis decisiones se hicieran a su conveniencia.

Todo se derrumbó

De la manera menos pensada, la relación se fue al carajo. Cuando sucedió, yo no entendía por qué había pasado, pues hacía las cosas como creía que eran convenientes. Sin embargo, después de mucho tiempo entendí que ni siquiera eso era suficiente. El hecho de dar más de lo pedido no me aseguraba que fuera bueno por siempre. Conforme pasaban los días sentía que no podía más. Me sentía vacía y no quería hacer nada. Era extraño continuar sola, sin tener a alguien a mi lado para hacer las cosas. Para salir adelante tuve que buscar ayuda profesional, pues estaba hundida en un inmenso agujero.

Poco a poco salgo de la tiniebla

La psicóloga me explicó que cuando tu vida gira alrededor de un hombre pierdes tu imagen. Dejas de ser tú, te enfocas en vivir para complacer a alguien más. Eso es malo, pues pierdes tu integridad. A mí me ha costado mucho trabajo salir adelante y poder continuar y aprender a estar sola.

Este video te puede gustar