Lo que he visto siendo fotógrafa de bodas, ahora puedo adivinar si las parejas van a durar o no

Adivinar si las parejas van a durar… se ha convertido en mi hobbie. Las bodas casi siempre corren de la misma manera. Primero nos encontramos en la ceremonia religiosa con los nervios de punta, con la novia nerviosa. Además de las damas emocionadas y un par de personas que desaprueban la relación sentadas hasta atrás de la ceremonia. Después del ritual sea cual sea, hay una celebración, comida, un brindis, se parte el pastel. Y de un momento a otro ya todo el mundo se encuentra bailando en la pista…

Pero hay muchas cosas que nadie ve

 

Excepto por mi. He sido fotógrafa de bodas por alrededor de 20 años y con los años he aprendido cuando una pareja va a durar casada y cuando no. De hecho le he atinado tan bien a mi intuición y mis suposiciones. Que con algo de suerte las parejas que duran me invitan a tomar sus fotos de familia o fotos de aniversario. Y en otras contadas y raras ocasiones le hago las fotos de nuevo a la novia o al novio con otra pareja… no te creas la verdad esto solo me ha pasado una vez.

A los fotógrafos nos pagan por capturar todo.

Les guste o no los fotógrafos estamos atentos a los momentos memorables. Esos que puedes dejar colgados en la pared. Sin embargo también nos damos cuenta de esos foquitos rojos que dicen que esa pareja que viste de gala no va a llegar ni al 3 mes de matrimonio. Los focos rojos suelen ser diferentes en cada boda, pero sin duda hay algunos que suelen repetirse. 

He aquí los focos rojos

Uno de los focos rojos más frecuentes que me dicen si la pareja va a durar o no, es cuando la pareja por fin parte el pastel de bodas. Muchos novios quieren hacerse los graciosos tirando la cara de la novia dentro del pastel. Las parejas enamoradas suelen bromear y acaban envueltas en azúcar, mermelada y risas. Es algo bonito se admirar, cuando una pareja se lleva tan bien. Sin embargo cuando la pareja discute en vez de disfrutar el día de su boda, definitivamente es un foco rojo. Las discusiones pueden durar toda la ceremonia, sin embargo al llegar al pastel suele ser el punto cúspide. Es cuando la fiesta va a medias y la gente ya ha tomado de más. Ese momento donde una novia feliz está viviendo entresueños con el hombre enfrente de ella o el momento donde ya quiere empezar a reclamarle cosas que no ha hecho pero seguro va a hacer.

La mirada del novio o la novia cuando dicen… juntos hasta que la muerte los separe

Has escuchado de las microexpresiones. Esas que duran solo unos segundos y suelen ser el delator de los asesinos. Pues esas también delatan los verdaderos pensamientos de la novia o el novio que no está tan seguro de lo que está haciendo en ese preciso momento. Algunos novios suelen poner una mirada muy particular y nostálgica cuando se dice…”hasta que la muerte los separe”

El estado de ebriedad de la novia

Es raro que el novio haga desfiguros estando borracho en la ceremonia. Asumo que es porque sus suegros se encuentran en la fiesta. Sin embargo muchas novias se pasan de la cuenta con las copas y son ellas las que de un momento al otro sacan sus trapitos al sol. Como la que una vez gritó que la noche anterior se había acostado con el padrino y lo volvería a hacer. Triste pero real, los fotógrafos también solemos adivinar si entre padrino y la novia o dama y el novio hay algo más que solo compañerismo. Pasa más a menudo de lo que podrías imaginarte.

La gran pelea por los votos

Parece de película pero en realidad no lo es. Algunas novias explotan porque a sus novios no los poseyó el mismísimo fantasma de Shakespeare para dedicarles un poema de esos que arrasan. Una vez vi como una novia le azotó el ramo de flores en la cabeza al novio porque le prometió frente al altar que iba a bajar la taza del baño e idolatrar sus pompas el resto de su vida. A muchos les hizo gracia, pero al parecer la novia no lo tomó con muy buen sentido del humor.

 

Este video te puede gustar