Todo lo que necesitas saber de la lactancia y nadie te dice

La lactancia materna es la mejor fuente de energía para tu bebé, y como madre principiante necesitas saber lo que está por venir en tu vida. Parece fácil, pero la realidad es que amamantar a un bebé ya es todo un reto. Más allá de los consejos y trucos se vienen muchas sorpresas en esta etapa de tu vida.

No es fácil

Parece sencillo solo sentarse y alimentar al bebé, pero en realidad es lo contrario. Tienes que encontrar la posición perfecta para disminuir las probabilidades de entumirte además de brindarle comodidad al bebé en tu regazo. Considera que el tiempo de amamantar puede variar y puedes estar sentada durante una hora con un bebé en brazos. Al principio cuesta acostumbrarse ya que el bebé busca agarrarse.

Aprendes a amamantar

Nunca nadie te dice cómo se hace, no se puede. Uno piensa que al nacer el bebé inmediatamente hay que acercarlo al pecho y se acabó. ¡Mentira! En ocasiones el bebé no sabe succionar la leche, lo cual es un poco complicado a la hora de amamantar. Debes estar atenta a cualquier situación, porque su tu bebé no puede hacerlo, es preciso buscar otras alternativa. No tengas miedo a preguntarle a un doctor o experto/a en el tema.

Puede ser costoso

La leche de tu pecho es gratis, excepto por los extractores, biberones, almohadillas, aparatos para esterilizar, etc. Sí, la mercadotecnia pensó en todo. Necesitas un recipiente para guardar la leche materna, unas almohadillas para absorber la leche que sale por tus pechos e incluso unos sostenes nuevos. Alimentar a tu bebé con leche materna es más costoso de lo que pensabas.

Consume mucho tiempo

Un bebé recién nacido necesita su leche materna cada 2 o 3 horas. Las sesiones de lactancia duran una hora aproximadamente. Así que prepárate con algunas revistas o películas para pasar tu día sentada en el sofá con el bebé en brazos. No te preocupes, que mientras el bebé va creciendo menos leche materna consume.

Tu bebé puede morder

¡Sin dientes y ya hasta muerde! Prepárate, porque será doloroso este paso. Los bebés juegan con los pezones y tus pechos y una manera fácil de ellos para extraer más leche es morder con sus encías.

Te genera somnolencia

Es cierto que las mamás se quedan dormidas al amamantar y se debe a la prolactina que se produce más en el organismo de la madre.

Grietas y dolor en los pechos

Amamantar es una experiencia nueva para tus pechos y el dolor en ellos es insoportable. Duele al principio por la producción de leche materna, después no debería. Ayuda a tu bebé a succionar de la manera correcta. Si solo está succionando tu pezón aumenta las probabilidades de dolor intenso. La boca de tu bebé debe estar bien abierta cubriendo casi toda la areola. La succión constante también puede generar grietas.

Puedes tener poca leche

No a todas las mamás les pasa, pero podría ser tu caso. Algunas mujeres producen más leche que otras y puede ser muy agobiante para ti y tu bebé si te hace falta. Nunca te quedes con la duda y pregúntale a un doctor cuales son tus alternativas. Quizá sea necesario con alimento de fórmula.

Este video te puede gustar