Lo que más amamos de la serie de Luis Miguel

Desde que llegó la nueva serie de Luis Miguel a Netflix no hemos podido dejar de verla. Los domingos por la noche se han vuelto especiales, ya sea por el odio que nos genera Luisito Rey o por la curiosidad de descubrir qué le pasó a Marcela, mamá de Luismi. Sin embargo, hay muchas cosas más por la que amamos la serie, y aquí te cuento algunas de ellas.

Diego Boneta y su sonrisa

¡Te amo, Diego Boneta! En serio, fue la mejor elección para interpretar al famoso “Sol”, Luis Miguel. Su look, los movimientos y gestos le salen a la perfección. Sabemos que no tiene la misma voz que Luismi, pero nos emociona cuando lo escuchamos cantar. Por si fuera poco, esa sonrisa de niño bonito nos mata, y es de lo que más amamos de la serie de Luis Miguel.

La gran actuación de todos

El elenco no pudo haber sido mejor, todos los actores hacen un gran papel. Incluso el niño que interpreta a Luis Miguel de pequeño es idéntico a él, y hace los mismos movimientos. Obviamente, no podemos dejar de mencionar al personaje de Luis Rey, padre del cantante, quien es el hombre más odiado en toda Latinoamérica. Dime, ¿qué tan buena debe ser su actuación para que más de un millón de personas lo aborrezcan? Todos los personajes merecen reconocimiento: Marcela, Mariana, Alex, el tío Tito, etc.

La recreación de los videos musicales y algunos escenarios

Por si no lo habías notado, algunos videos musicales que salen en la serie son muy similares a los originales. Por otra parte, los escenarios de México en los años 80 también se ven muy bien. Desde los vehículos hasta el aspecto de las casas, los objetos como los televisores o los radios y el vestuario.

Definitivamente ¡la música!

Algo que todos notamos de la serie de Luis Miguel es que Diego Boneta realmente canta. No hace playback de las viejas rolas de Luismi ni nada por el estilo. Desde el primer episodio lo vimos interpretar Cuando calienta el sol y Ahora te puedes marchar, lo que le da más puntos al actor y a la serie.

Los domingos en la noche dejaron de ser aburridos

Seguramente, al igual que yo, los domingos esperas ansiosa a que sean las 9 de la noche para ver otro episodio. Ya sea que estés sola o lo veas con tu mamá, el drama se pone buenísimo. Lo mejor es que al otro día ya tienes de qué hablar en el trabajo o en la escuela con los demás.

Este video te puede gustar