Lo que hay en la mente de una mujer 24 horas al día.

¡Ser mujer es maravilloso!
Muchos hombres no llegan a apreciar lo que hay en nuestra mente porque, ¡aceptémoslo! No lo asimilarían tan fácilmente. Es una batalla día con día, tenemos tantas cosas en la cabeza que no hay un sólo minuto en el que estemos 100% tranquilas. Una vez que llega la madurez a nuestras vidas, estas son algunas de las cosas que están en nuestra mente las 24 horas del día y que los hombres jamás podrían asimilar…

1.- El poder económico.

Es un gran problema en nuestra mente. No sólo hay que preocuparse por tener una billetera considerablemente llena, sino que también está la preocupación de proveer todo para sus hijos. Comida, afecto, atención, un buen hogar, educación y ser todo un robot todo el día. El tiempo es corto y cada día se va como agua. A veces nuestra pareja no comprende por qué estamos tan irritables, pero es cuestión de querer llenar la expectativa que se tiene de nosotras. Y hay que aceptar que trabajar, ser súper mamá y esposa es un trabajo tan difícil que, a veces, no sabemos cómo controlarlo.
Respira, lo estás haciendo bien. Tu esfuerzo se ve en las nuevas posibilidades que le estás dando a tus hijos.

giphy_beypool

2.-No saber qué ponerte.

¿Te ha pasado? Despiertas en la mañana o antes de irte a dormir pensando: “Hoy quiero salir luciendo diferente y hermosa”. Oh sorpresa cuando abres tu armario, ¡no hay nada que ponerte! Aunque ya analizamos este tema, la cuestión no acaba ahí. Ahora nos tenemos que preocupar por muchas más cosas: no verte provocativa en la oficina, cuidarte de la gente que va en la calle, no usar cosas con las que te puedan hacer un comentario desagradable… y es que con la publicidad sexual que hay por todos lados, vestirte como realmente te gusta puede ser un peligro o dar la idea equivocada. Encima de todo, la sociedad te echa la culpa a ti, no al que te ataca…Entonces, ¿qué me pongo?

shutterstock_404207221

3.- No comer demás ni de menos.

Si estamos gordas, demasiado flacas, si consumimos productos orgánicos, seguimos una dieta vegana, si comemos carne… es una enorme fuente de estrés estarnos preocupando por tener una buena alimentación. Y aunque sí existe el tiempo para hacerlo, muchas veces no es nada fácil cocinar de noche, empaquetar todo para la familia, la oficina, levantarte a hacer desayuno, etc. Aparte de ir al GYM y regresar volando, ¡obvio!

giphy_beycooking

4.- No tener tiempo para nosotras.

Aquí está el gran sufrimiento de muchas mujeres. Algunas, aunque estén solteras, no tienen el tiempo para irse a tomar un café con las amigas. Ahora que si tienes una familia, parece aún más difícil. Algunas mamás ni siquiera pueden ir al baño sin interrupciones. Debemos de intentar tomar un respiro, un pequeño lapso de tiempo para nosotras mismas puede reducir nuestro estrés y ayudarnos a ser más eficientes durante el día.

shutterstock_223323460

5.- No tener una pareja a los 25 o 30.

Estar solteras a esa edad es maravilloso, tienes algo de poder económico y puedes salir a conocer gente sin compromiso alguno, además de muchas más cosas. Pero si tú como yo tienes la meta de formar una familia, es normal tener la duda en nuestra mente de qué pasará si nunca encuentras a alguien. Tranquila, seguro llegará en el momento en que estés lista. Para cada roto hay un descocido, no te rindas. Hay amor para todas nosotras en algún lado, la clave está en saber esperar.

shutterstock_323678261

6.- Si la tienes, no saber cómo va a resultar todo.

Si tienes una pareja a esta edad y no sabes para dónde va la relación, si ambos no están estables o bien nunca han hablado del tema… puede que esta preocupación esté día con día en tu mente. ¿Estaré trabajando demasiado? ¿Mi trabajo está afectando mi relación? ¿Le tendrá miedo al compromiso?, etc. Lo que puedes hacer es hablar con él, si ves que él no sabe para dónde va y no te quieres arriesgar a averiguarlo, ¡no pierdas tu tiempo!

shutterstock_147827981

7.- La incertidumbre de envejecer.

No lo podemos evitar. Todas lo sufriremos en algún momento, crecer es más duro de lo que pensábamos. Las responsabilidades, problemas, absolutamente todo empieza a volverse más serio de lo que era antes.

giphy_aging

8.- No conseguir las metas que nos hemos propuesto.

Cuando éramos más jóvenes nos propusimos ser eso, aquello o lograr ciertas metas. Esto toma tiempo y mucha determinación, pero apuesto que si eres perseverante tus metas se cumplirán tarde o temprano.

shutterstock_328292003 9.- Cuidar de nuestro aspecto

Las uñas, el cabello, nuestra piel, todo esto es un constante recordatorio. Estar bonitas ayuda a nuestra autoestima y a pasar mejor los días. A ninguna mujer le gusta que le digan fodonga y mucho menos sentirse así. Intenta siempre arreglarte, eso te puede mejorar el ánimo todos los días.

giphy_ginapretty

10.- ¿Domiré algún día lo suficiente?

Dormir es un lujo que se nos daba antes. Hoy en día las 24 horas del día no son suficientes para nuestras distintas responsabilidades. Sin embargo, encuentra el tiempo. Debes dormir por lo menos 7 horas diarias. No lo olvides, tu cuerpo se regenera cada noche. Es sumamente necesario irte a dormir temprano.

giphy_coffee

11.- Si tienes hijos, el bienestar de tus hijos y si no, ¿por qué no los tienes?

El eterno pesar de toda mujer con hijos es saber si lo está haciendo bien. Si está dándole todo a sus hijos y si lo podría hacer mejor. En cambio, las mujeres que no los tienen se preguntan si algún día llegarán a tenerlos y qué momento será el indicado. Lo único que te puedo decir es que si eres mamá y este pensamiento ronda en tu cabeza todo el día seguro estás dando lo mejor de ti. Y si no los tienes, aún en menos de lo que te imaginas tu oportunidad llegará.

shutterstock_173882102

12.- Sexo, embarazo, pastillas, baja de libido.

Esto es algo que pasa por nuestra mente mucho tiempo. ¿Lo estamos haciendo bien? ¿Nos vemos lo suficientemente atractivas para nuestra pareja? ¿Debería tomar pastillas? ¿Y si me contagia algo? ¿Debería ponerme preservativo? ¿Usar otra cosa? ¿Mi lencería le sigue gustando? ¿Debería intentar nuevas cosas?… bla, bla, bla. A todas nos ha pasado alguna vez, tómatelo con más calma. El sexo está para disfrutarse, no para sufrirlo.

shutterstock_142820335


Este video te puede gustar