Lo amo, pero no quiero casarme; ¿qué hago?

Las chicas que han tenido una relación de años no me dejarán mentir. Llega un punto en el que es momento de dar el siguiente paso o cambiar la página de forma definitiva. Ambos se preguntan si es momento de casarse. En este sentido, tras años de estar juntos alguno de ustedes está seguro de que su amor es suficiente para compartir sus vidas por completo. Sin embargo, por alguna razón tú no estás tan segura. Sabes que lo amas, pero no te parece suficiente. No te preocupes, en algún momento me sentí así y esto fue lo que hice.

Piensa qué sucede en ti

Cada etapa de nuestra vida conlleva cambios tanto emocionales, intelectuales como físicos. Por ello es normal que nos asuste la idea de formar una familia. En consecuencia, debes tomar tiempo a solas para pensar qué sucede. ¿Sólo se trata de un miedo pasajero o existe algo más? Otra cosa que debes saber es que las dudas no son malas. En cambio, demuestran que eres lo suficientemente inteligente como para pensar a fondo una decisión tan importante.

Lo amo, pero algo ha cambiado

Tanto las personas como las relaciones maduran y evolucionan con el paso de los años. Por tanto, es normal que su relación haya cambiado en diversos aspectos. En este sentido lo que se espera de una relación de años es madurez, confianza, respeto y amor. Sin embargo, si entre los cambios que tu relación ha tenido no se encuentran los anteriores, es una señal de alerta. Si antes pasaban mucho tiempo juntos sin parar de reír y divertirse y ahora verse es una obligación, algo está mal. Además, si ya no comparten metas o intereses en común o no conocen las nuevas pasiones de su pareja, podría ser que su tiempo ha terminado.

 ¿Existe alguna solución?

Hay problemas que se solucionan con paciencia, amor y entrega. No obstante, hay otros que son irreparables, por tanto piensa qué es lo que les sucede. Si se han distanciado un poco, si sienten que no son la prioridad del otro, o si hay dudas, todos esos problemas tienen solución. Sin embargo, el desamor no lo tiene, por ello debes ser sincera contigo: ¿todavía lo amas o solo estás acostumbrada a su presencia?

Sé honesta con él

Si ya no lo amas, no hay motivo para seguir con los planes de boda. Incluso si tienen todo organizado, lo mejor es ser honestas e irnos. También debes estar consciente de que romperás su corazón, por lo que probablemente ambos saldrán de forma definitiva de su vida. Esto es normal y hasta cierto punto justo. Aunque duela, no olvides que es por el bien de ambos.

Sal en busca de tu identidad

Después de romper un compromiso, tienes que hacer uno más grande contigo misma. Ese consiste en buscar tu camino, felicidad y prosperidad. Nada ni nadie te hará feliz, eso sólo puedes hacerlo tú mediante tu crecimiento emocional,  intelectual y profesional. Así que mira hacia adelante con más esperanza que temor.

Este video te puede gustar