Lecciones de vida que te dejan las relaciones de corto plazo

Afortunada o desafortunadamente las relaciones de corto plazo o short-term relationships son las que más nos enseñan sobre las buenas relaciones. Son las relaciones flash que dejan ese charquito de sangre de una herida las que nos hacen más fuertes y nos invitan a abrir la puerta a mejores relaciones. Bien dicen que lo que no te mata te hace más fuerte. Estas son las lecciones que nos dejan las short-term relationships o relaciones de corto plazo.

No existe un “para siempre”

La cruda verdad es que toda persona que entre a tu vida tiene una entrada y una salida. Incluso hablando de tu familia más cercana. Las promesas de amor que nos hacemos terminan por carecer de sentido conforme pasa el tiempo. Todos entramos y salimos de la vida de los demás por alguna razón y casi siempre es para dejar un aprendizaje de por medio.

No hay nadie que pueda hacer feliz más que tú misma

Lo hemos hablado incontables veces hasta hoy porque es cierto. Una de las lecciones más fuertes que nos dejan las relaciones de corto plazo es que solo tú puedes hacerte feliz a ti misma. Nadie más. Y andar con alguien por no estar sola no te genera nada bueno. En esta vida, la felicidad y la calma solo pueden venir de tus adentros. Darle la responsabilidad de tu felicidad a otro ser nunca va a resultar bien.

No puedes cambiar a nadie

Hablando de deal breakers, ese chico que te dijo que no quiere tener hijos no te está mintiendo, Te dice la verdad cruda y simple. ¿Recuerdas a ese que te dijo desde el primer beso que no quería nada serio?, pues no fue solo para hacerse el interesante. Por sobre todas las cosas deja de pensar que puedes hacer cambiar de parecer a quien ya te aclaró su posición.

Las expectativas siempre serán la raíz del sufrimiento

Fantasear desde la primera cita con cómo va a ser la boda, los hijos y demás es lo peor que puedes hacer en cualquier relación. En un dos por tres terminas enamorándote de una persona completamente irreal. Es entonces cuando el sufrimiento hace su primera aparición mortal. Así que demos gracias a las short-term relationships o relaciones de corto plazo por habernos enseñado el amor en toda su plenitud. Pues el amor verdadero ama las imperfecciones, no la fantasía. Nunca dice mentiras, se compromete con quien ama, se ajusta a quienes somos en realidad y nos deja ser mujeres con una vida individual. En pocas palabras: nos hace felices.

Este video te puede gustar