Las ventajas y desventajas de confesar una infidelidad, ¿existen?

¿Alguna vez has conocido a alguien que se ha atrevido a confesar una infidelidad? Quizá conoces a muchas personas que han sido víctimas de ella, pero, ¿tú te atreverías a decirle a tu pareja que la has engañado con alguien más?

Confesar una infidelidad, ¿sí o no?

La mayoría de personas que conozco que han sido infieles aseguran que jamás lo admitirían ante su pareja. Saben que hacerlo implicaría el fin de la relación o, mínimo, una dura reconciliación. No desean admitir algo para no lastimar a la pareja. En lo personal, creo que si realmente les importara el bienestar emocional de alguien, no cometerían una infidelidad. Aun así, hay personas que después de haber engañado a su pareja, se atreven a decirlo porque no pueden con la culpa. ¿Eso deja algo bueno?

Pros y contras de confesar el engaño

  • En caso de que se supere esa situación, la relación puede fortalecerse.
  • El engaño indica que algo no está bien en la relación y podría ser un indicio de que tienen algo que solucionar.
  • Lo malo es que el orgullo puede ser enorme y si la persona herida no lo desea, nada se solucionará.
  • Si el perdón no es verdadero, la relación no será verdadera y puede haber una nueva infidelidad.

Pros y contras de NO decirlo

  • Hay personas que piensan que una infidelidad no es una gran falta. Creen que dejar pasar el tiempo es suficiente para olvidar el “desliz”.
  • No decir nada evitará confrontaciones con la pareja.
  • La principal contra es que si la culpa no se aguanta, el culpable cargará con eso por un buen tiempo. Además, si otros saben de la infidelidad, podrían hacer algún comentario a quien fue engañado.

Si no estás dispuesta a vivir con la culpa o tienes miedo de que tu pareja termine odiándote, lo mejor será que no cometas infidelidad. En caso de que quieras estar con alguien más, mejor termina tu relación antes de hacer algo así.

Este video te puede gustar