Las relaciones y yo no somos compatibles, ¡ups!

¿Nunca te ha pasado que por más que deseas tener una pareja te das cuenta de que las cosas no funcionan? Justo hace un tiempo empecé a hacer un recuento de cómo ha sido mi vida hasta ahora. Hubo algo que me llamó mucho la atención. Luego de analizar el camino que llevo recorrido he tenido una sola idea en mi mente: creo que el amor y yo no somos compatibles. Sí, ya sé que suena gracioso o tal vez muy extraño. No obstante, creo que es un hecho que eso sucede y te contaré por qué lo pienso.

Hombres, ¡sí!

Los hombres me gustan, sí, y no me refiero a que me gusten para una pareja. Creo que los hombres son muy divertidos y, al menos en mi opinión, muy buenos amigos. Si de algo me he dado cuenta es que me resulta mejor relacionarme con ellos, que con otras mujeres. No me dejarás mentir al decir que entre nosotras somos muy competitivas. Los peores chismes se hacen de una mujer a otra, cuando en realidad no tendría por qué ser así. En cambio, los hombres si respetan su código de confianza y jamás traicionan a un amigo, incluso si están muy enojados. Por esa y otras razones es por las que me gusta que haya hombres en mi vida. Como amigos, me gusta tenerlos para las buenas y malas. Pero como pareja creo que no tanto…

No huyo del amor

Podrías pensar que si no me gusta que haya hombres en mi vida de una manera romántica, es porque huyo del amor. No es así, pues sí he tenido varias experiencias con parejas. La cuestión es que, luego de un tiempo, me he dado cuenta de que me gusta más estar sola. Tal vez después de que me rompieron el corazón, decidí compartir mi vida pero de una manera distinta.

Amor sin título

Sé que hay otros que piensan igual que yo y que tienen la idea de que no es necesario un título para ser feliz con alguien. Bueno, pues justo eso fue lo que decidí después de que mi corazón quedó en mil pedazos. Me gusta querer y sentirme querida, pero creo que para demostrar eso no es importante decir “es mi novio” o “mi novia”. Opté por salir con chicos, pero yo ya no quería ser “la novia de”. Quería ser yo compartiendo mi vida con alguien sin necesidad de que ese alguien me sintiera de su propiedad. Ante todo, he aprendido a defender mi libertad y es lo que seguiré haciendo. Puede ser que me cueste un poco de trabajo encontrar a alguien que crea lo mismo que yo, pero es así. Los términos para una relación y yo no somos compatibles y jamás lo seremos.

Este video te puede gustar