Las peores bromas hechas a algún ex, ¡je, je, je!

Todos le hemos hecho una broma a alguien en algún momento de la vida. No importa si se trata de nuestra mamá, nuestro papá, los hermanos, amigos o hasta a nuestra pareja. Sin embargo, creo que las peores bromas son las que reciben esos seres de los que queremos vengarnos de manera “majestuosa”. En una reunión que tuve con mis compañeros de hace años, todos platicamos de la peor broma que le hayamos hecho a algún ex. Hubieron muchas y muy buenas. Decidí compartir contigo estas, que me parecen las más emblemáticas.

“Decirle que tendremos un trío, para que aparezca en casa y dé la manutención”

Mi amiga se había separado del hombre con el que se había casado porque él quedó desempleado. El problema no fue eso, sino que el hombre, en lugar de buscar un nuevo empleo, decidió tomarse unas vacaciones indefinidas. Parecía que disfrutaba mucho estar en casa, en calzoncillos, sin hacer nada. Lo peor era que además de no tener trabajo e ingresos económicos, tampoco ayudaba mucho en casa. Se la pasaba durmiendo o sentado viendo la televisión. Eso cansó a mi amiga, que además de tener que salir a trabajar, tenía que regresar a casa a poner orden y a atender a las criaturas. Él regresó a casa de su mamá, pero como la señora no le reclamaba nada, él no buscó trabajo. Pasaron los meses y como no había señal del individuo ella tuvo que recurrir a una “broma” para que él se apareciera. Lo que él no sabía era que ella lo esperaba con un abogado para interponer una demanda. Él creyó que tendrían sexo y que harían un trío, pero no fue así…

Mi amigo le envió un mensaje a la ex de otro amigo y…

Un amigo hizo una de las peores bromas a la ex de otro amigo. Esta chica había engañado a su novio (mi amigo) con un hombre de su trabajo. Mi amigo no lo supo hasta meses después y eso porque varias personas comenzaron a decirle que habían visto a su chica con otro. Él empezó a sospechar y un día decidió espiarla para confirmar lo que ya le habían dicho por varias semanas. Cuando todos nos enteramos, obviamente la odiamos, pues él es nuestro amigo y es un gran chico. Uno de los amigos decidió hacer algo al respecto. Buscó a la ahora ex diciéndole que siempre había estado enamorado de ella. (Obviamente todo era mentira, pues él sólo buscaba vengarse de la mala mujer). Le hizo pasar un momento muy vergonzoso que no diré por respeto a mis amigos, pero estoy segura de que con eso ya no le quedarían ganas de volver a ser infiel.

“Decirle que estoy embarazada”

A mi amiga le diagnosticaron colitis nerviosa, por toda la presión y estrés que estaba teniendo en el trabajo. Si a eso le agregaba el hecho de que meses antes había terminado con su novio, pues la cosa estaba peor. Ella se sentía muy triste y no quería saber nada de la vida. Por fortuna (a mi parecer), a la semana de terminar con ese bastardo, ella se enteró de que él ya salía con alguien más. La bomba fue fulminante para ella y casi se va al hoyo de la depresión. Por fortuna las cosas salieron a su favor. Cuando se desató su problema de colitis, se inflamaba muchísimo. Los primeros días, en el trabajo, le preguntaban si estaba embarazada. Eso le dio una buena idea. Quedó de verse con el ex para devolverle algunas pertenencias y ¡pum! La cara del tipo al verla era más transparente que la de Gasparín. Ella llevaba una blusa ajustada que hacía que su abultado abdomen resaltara al máximo. Él no dijo nada, se quedó ahí, perplejo con cara de pen… Yo vi todo eso y la verdad fue muy divertido. Acto seguido llegó la novia actual y le armó un “pancho” porque había dejado a la ex embarazada. No supimos si continuaron o no, pero al menos se llevó un buen escarmiento ese malvado hombre.

¿Tú has hecho alguna?

Este video te puede gustar