Las oportunidades están ahí, aprende a descubrirlas

A veces nos sentimos perdidas y creemos que no tenemos oportunidades de nada. Así lo vemos, como una totalidad: no tenemos oportunidad de nada y en todo nos va mal. ¿En serio en todo te va mal?, no lo creo. Entonces puede estar frente a nuestros ojos un mar de puertas abiertas pero las veremos cerrar en nuestras narices solo porque nuestro pesimismo nos ciega. Así que… ¿estás segura de querer seguir viviendo así? Quizás prefieras cambiar eso, ¿no?

Hay miles de oportunidades que no miramos

ojos tapados ciega

Esto es lo que pasa: cuando algún asunto por muy grande o insignificante que sea nos sale mal, entonces todo se viene abajo. Nuestros pensamientos de tornan negativos y nos convertimos en los más pesimistas. Empezamos a usar frases como “¡ya para qué!”, “todo me sale mal”, “¿por qué a mí?”, “es que no hay nadie para mí”. Así, si lo que queríamos era conseguir un trabajo, por ejemplo, pues no lo lograremos; si queríamos tener una pareja, tampoco la tendremos; no conseguiremos nuestro peso ideal porque “no podemos”. Cualquier aspiración que tengamos está imposibilitada por nuestros pensamientos. Ese es el poder de nuestra mente. Entonces, como dice la gente, “te pica”, pues estás en busca de algo y no lo ves, que si fuera serpiente, te picaría por estar frente a ti.

¿Cómo verlas?

libre felicidad

Resulta fácil decirlo: ¡Cree en ti! Es muy trillado, pero real. Cuando caes debes aprender a mirarte, reflexionar y aceptar que puedes tener errores, que no todo es perfecto. Es más, para las que nos han salido mal muchas, muchas pero muchas cosas, también podemos decirnos: “¿y qué?, no soy perfecta ni pretendo serlo y voy a continuar”. Es super necesario que nos hablemos a nosotras mismas para recordarnos que a pesar de las caídas y los errores, podemos hacerlo. Cualquier cosa que nos propongamos y en la que realmente creamos, la lograremos. Así, de pronto verás cómo se abre frente a ti un abanico de oportunidades que te harán sentir capaz y feliz. Solo recuerda que eso no pasará si tú no estás segura de ti misma y no aprendes de tu pasado.

Entonces deja de sentir que eres víctima del mundo o de tus decisiones y mejor levántate y mira a tu alrededor, pues estás dejando pasar tu vida.

Este video te puede gustar