Por qué las mujeres que sufren violencia permanecen en su relación

Cada vez que escuchamos una historia de maltrato físico y emocional nos preguntamos por qué una mujer lo soporta. En nuestra mente no existe una razón válida para hacerlo. Incluso juramos que en su lugar habríamos huido a tiempo. Aunque no lo creamos, existen distintos motivos por los que una mujer soporta la violencia. Estos son algunos…

El miedo a la violencia

Muchas sobrevivientes del  maltrato argumentan que el miedo era incluso peor que los golpes. Las amenazas que recibían diariamente construyeron en ellas una imagen más aterradora que el abuso físico. Además, las víctimas que eran madres en ese momento tenían más motivos por los cuales temer, pues ya no sólo se trataba de su seguridad sino también la de sus hijos.

 Dependencia

 La dependencia emocional, económica e incluso física, a veces, son motivos por los que muchas mujeres deciden quedarse. Toma en cuenta que un abusador lastima y debilita la autoestima de la mujer día a día y de diversas formas. Esto genera tal daño, que ella se siente incapaz de valerse por sí misma o de protegerse tanto a ella como a sus hijos. Es muy difícil dejar la dependencia, pero no imposible, por ello nuestro deber es ayudar a fortalecer la confianza y autoestima de una persona que ha sufrido violencia. No hay cosa que el tiempo y el amor no curen.

 Culpabilización de la víctima

 Desgraciadamente, vivimos en una sociedad en la que es más fácil culpar a la víctima que castigar al victimario. “¿Pues qué le hiciste?, fue tu culpa, yo no le hubiera aguantado ningún maltrato”. Estas con algunas frases de las personas que culpabilizan a la víctima. Recordemos que nadie tiene derecho a lastimar a otra persona, incluso si esta le hizo daño. Seamos más comprensivos y escuchemos sin juzgar. A menudo las víctimas de violencia no piden ayuda pues saben que las personas las juzgan en lugar de tenderles la mano. No lo permitamos. Apoyar a una mujer en estas circunstancias podría se un grano de arena para impedir que le suceda a una hermana, una prima, una hija o una amiga.

Este video te puede gustar