Las mejores técnicas para calmar tu mente cuando no dejas de pensar en los problemas

Problemas económicos, de pareja, inestabilidad emocional, ansiedad excesiva… Todas las mujeres lidiamos con más de uno de un problema a diario. Trágicamente, hasta la cosa más sencilla puede resultar una gran molestia cuando te encuentras en este tipo de situación. Calmar tu mente con tantos pensamientos “tóxicos” es difícil, pero no imposible. Existen técnicas muy buenas para silenciar todos esos pensamientos que te mantienen en un estatus de estrés contante.

Respira profundo

Primer paso para deshacerte de un problema abrumador: respira hondo. ¿Sabías que cuando estás estresada tu cuerpo deja de respirar? Tómate un momento para dejar de sentirte tan abrumada, respira cuantas veces necesites y deja tu mente en blanco mientras lo haces. Al final no puedes resolver nada estando en un estado de estrés perpetuo.

Deja de llamar más problemas

Mientras más vueltas le des a un problema en tu mente y revivas la preocupación, vuelves el problema más grave de lo que es. Deja que las cosas avancen a su ritmo, mientras más veces le insistas a tu mente que el problema no tiene solución, menos se va a a solucionar. Date un respiro, estar constantemente en estrés nunca va a solucionar a nada.

Busca el lado positivo

Con tanto pánico es difícil ver el lado positivo a los problemas. Créeme que al final siempre habrá algo positivo que puedes sacar de cualquier experiencia por muy mala que esta parezca. Calma tu mente y busca dentro del problema el lado positivo.

No puedes controlar la situación, pero sí la forma cómo reaccionas

Es imposible tener el control de lo que te está pasando, pero de lo que sí tienes el control es de cómo reaccionas ante esto. Calmar tu mente no es sencillo, pero una vez que aceptes que la situación no contribuye a tu salud mental, encontrarás la forma de calmar tu mente. Finalmente de ti depende cómo reacciones ante los problemas. Si te encuentras desesperada, lo peor que puedes hacer es reaccionar con más desesperación. Se más inteligente qué eso, busca tu inteligencia emocional. Verás cómo tus problemas son más pequeños de lo que a veces los hacemos.

Este video te puede gustar