Las lesbianas sufren más al salir del clóset

Últimamente se ha vuelto algo más común ver parejas homosexuales del sexo masculino. La sociedad se ha tardado, pero poco a poco se ha ido aceptando más y más. Lo triste es que, cuando se trata del amor que existe entre mujeres para muchos es más difícil de aceptar. Las lesbianas sufren más al salir del clóset.

 

Discriminación al doble

El machismo es algo que aún no se ha podido erradicar del todo. Y es cierto que las mujeres somos discriminadas en muchas partes del mundo. Si además de ser discriminadas por ser mujeres algunas lo son también por su orientación sexual. Doble discriminación y violencia en los casos más tristes. Las lesbianas sufren más al salir del clóset en países como Colombia y México. Las familias machistas suelen poner a la mujer por debajo del hombre y cuestionar cada cosa que hace. Hasta salir del clóset es más difícil, aunque en el caso de los varones suele ser un poco más notorio. Entre mujeres se ve mucho más normal tomarse de la mano, porque puede tomarse como si fuera tu mejor amiga, y porque tenemos más inteligencia emocional.

“¿Cómo está tu amiga?”

Por alguna extraña razón a las personas les parece más fácil preguntarle a una lesbiana por su “amiga” que por su pareja. En hombres homosexuales ya es algo más aceptable decirle “tu pareja”. Sin embargo, las lesbianas tienen que lidiar con que sus amigos, familia y muchas otras personas tachen de “mejor amiga” a la mujer a la que aman. ¿Justo? Sabiendo que la mayoría de la población gusta de etiquetar todo, creo que para nadie sería grato que a nuestro novio le dijeran “amigo”.

“¿Pero, ya probaste con un hombre?”

Otra de las típicas frases que toda chica lesbiana tiene que afrontar es “¿ya probaste con un hombre?”. Y lo triste es que seguro muchas chicas lesbianas pasaron gran parte de su vida intentando relacionarse con hombre tras hombre. Además, esta no es la única frase que estas chicas suelen escuchar; también algunas frases tan absurdas como:

  • “¿No extrañas el pene de un hombre o algo?”. Es tan típico de las personas que creen que las lesbianas no pueden satisfacerse sexualmente.
  • “¿Quién es el hombre en su relación”. Ninguna de las dos es el “hombre” en la relación. Ambas son mujeres que, si quisieran estar con un hombre, lo estarían. Son dos seres humanos, quizá uno más dominante que el otro, pero en una relación de lesbianas no hay un “hombre en la relación”.
  • “¿Las dos van a ser madres?”. La gente asume que ya que son dos chicas en la relación existe la doble posibilidad de embarazo. Aunque hay parejas homosexuales al igual que heterosexuales que no quieren tener hijos.
  • “Eres guapísima, seguro tendrías al hombre que quisieras”. Claro, si a esa chica le gustaran los hombres probablemente sería heterosexual. Ella lo tiene claro, pero para los demás es algo más extraño que si vieran un ovni encima de la casa.

Tolerancia, respeto y un poco de empatía es por lo que luchan millones de chicos y chicas de la comunidad LGTB. Al final, solo son personas amando a otro ser humano. Dejemos de lado estos extraños estereotipos que tipifican a las lesbianas como camioneras, machas o imágenes similares. Es tiempo de aceptar que todos somos diferentes y en ello no hay nada de malo.

Este video te puede gustar