Las claves para dejar de ponerte a la defensiva en cualquier discusión

Tener una discusión tranquila con tu pareja o tu jefe parece ser una tarea titánica. No importa con cuanta calma lo hagas, siempre terminas discutiendo acaloradamente de nuevo. Deja de ponerte a la defensiva en cada discusión que tengas, esa actitud te puede cerrar muchas puertas.

Estás a la defensiva cuando…

Estamos programadas para protegernos, así que es completamente natural ponernos a la defensiva cuando nos sentimos atacadas. Por otra parte, intentar resolver un problema poniéndote a la defensiva puede ser muy perjudicial para tus relaciones de todo ámbito. Simplemente no se puede tener una discusión para llegar a una solución con quién busca tener la razón pase lo que pase.

Ponerse a la defensiva es alterarte cuando estas en medio de una discusión estallando en guerra cuando no la hay. Es una forma muy impulsiva de responder ante una simple conversación, que puede acabar en cataclismo. Cuando alguien te comenta algo que no te parece y respondes agresivamente ante la conversación constructiva. Activas una barrera que interfiere con la comunicación, de esta forma las críticas constructivas nunca te van a hacer crecer, al contrario solo te llevarán al rincón de la negación.

Claves para no ponerte a la defensiva

  • Escucha lo que los demás tienen que decir. Deja que las personas se expresen y te den algo de retroalimentación. Un ejemplo es cuando tu pareja te dice que le molesta esto y aquello. Si tú escuchas lo que quiere decir, es más sencillo que se arreglen las cosas entre ambos. Quizás él tiene una diferente perspectiva de lo que está pasando. Entonces, no vas a entenderla si peleas con él apenas te hace un comentario de lo que le molesta.
  • Las críticas constructivas son para tu crecimiento. A ninguna mujer le gusta ser criticada, pero no todas las críticas son malas. Mucho menos de las personas que quieren que crezcas como mujer.
  • Saca todo lo que pienses de tu mente de forma constructiva. Cuando evitamos la confrontación terminamos sacando nuestros pensamientos de forma muy agresiva. Con críticas, de forma sarcástica o, peor aún, burlándonos de alguien más. Deja de ser tan negativa.
  • La forma en la que reaccionas ante las críticas tiene mucho que ver con tus valores. La forma en la que hemos sido educadas repercute completamente en nuestra inteligencia emocional. Tiene mucho que ver con nuestra autoestima y la forma en la que lidiamos con la presión. Conócete a ti misma y aplica la inteligencia emocional para tener una discusión que lleve a una solución.

Aprende a dejar a un lado las actitudes tóxicas de tu vida, como ponerte a la defensiva. Te aseguro que tendrás relaciones más armónicas.

Este video te puede gustar