Quantcast

¿Un largo día de trabajo?, así es cómo puedes relajarte al llegar a casa

Por  |  0 Comments

Todos estamos cansados, mal humorados o estresados al llegar a casa después de un largo día de trabajo. Sin embargo, estos sentimientos no deberían permanecer en nuestro cuerpo después de varias horas. Para mí, es el mejor momento de mi día porque puedo ser yo misma y relajarme al máximo. Quitarme las preocupaciones de mi día y llenarme de energía positiva. Así que si has tenido un largo día ocupado, te quiero contar cómo me relajo yo. Podrías aplicar estos tips para que tú también te sientas mejor.

Bebo una cerveza o un té

No hay nada mejor que tomar una cerveza en la tranquilidad de tu casa. Una no hace daño una vez al día, además siempre la acompaño con algún bocadillo. Claro, de vez en cuando quiero algo caliente y un té es la mejor opción después de un largo día de trabajo. Yo te recomiendo un té de manzanilla o de manzana canela, ambos me ayudan a dormir mejor.

Coloreo mi libro de mandalas

Últimamente los libros para colorear están de moda.  No solo son para niños, también para los adultos. Muchos olvidan lo relajante que es escribir o colorear, ni siquiera entra en su mente que podría funcionar para quitar el estrés. En mi caso, me siento un rato a colorear mi libro de mandalas, estos diagramas budistas que representan la evolución del universo. Como son unas figuras tan detalladas, tendrás que colorear sin pasarte de la línea en pequeños espacios. Te concentras tanto en colorear cada detalle que olvidas el resto del mundo. Olvidas el trabajo, las tareas pendientes, las responsabilidades. Y en serio, aunque sea por un rato ¡lo necesitas! Después podrás retomar todo pero con un mejor humor y con más energía.

Tiendo mi cama

Normalmente mi cama queda destendida por la mañana y yo sé que en unas horas estará así, pero es mucho mejor dormir en una cama limpia. Algo que me relaja después de un largo día de trabajo es tender mi cama y recoger algunas cosas de mi habitación. Un ambiente limpio y ordenado me mantiene más feliz.

Me doy una deliciosa ducha

Otra forma en la que me relajo es tomando una refrescante y deliciosa ducha con agua tibia. En serio, si tuviera bañera jamás saldría de ahí, pero si tú tienes una ¿qué estás esperando? Deja que todas tus preocupaciones se vayan con el agua y el jabón. Otra forma para hacer de la ducha tu momento favorito del día es aplicando una mascarilla capilar o exfoliando tu piel.

Veo mi serie favorita

Un capítulo o dos por noche ¡nada más! Yo sé que todas tienen una serie que les engancha super cañón, pero si te echas una maratón de episodios durante la noche, al día siguiente no serás tú. Amanecerás de mal humor, estarás muy desvelada y no rendirás bien en tu día. En vez de haber sido una noche de relajación, fue una noche para ir directo al mal humor. Mi recomendación es, acostarme en mi cama, con mi bata puesta, la luz apagada, celular lejos de mí y tener el control a la mano.

Me preparo algo delicioso

A veces lo hago y a veces no, pero cocinar algo delicioso, rápido y saludable es una de mis tareas favoritas. Se convirtió en uno de mis hobbies preferidos. No tienes que preparar algo tan presentable o elaborado, incluso aunque piques un poco de fruta con yogur será suficiente. El gusto es tuyo y lo puedes comer al llegar a casa, mientras ves tu serie o película o te sientas en tu terraza.

Tomo un poco de aire libre

Todo el día estuve encerrada en la oficina, es obvio que me hace falta un poco de aire fresco. El aire te ayudará a despejar tu mente. Además, una buena sesión de pensamientos al aire libre es lo que te falta. Sal al patio de tu casa, respira profundamente, piensa un rato, escucha música o cena al aire libre.


Este video te puede gustar