Eres la víctima en tu relación… o no

La violencia en las parejas amorosas es una situación que a veces es muy difícil de percibir. ¿Qué pasa cuando en realidad te haces la víctima en tu relación?

Ya hemos hablado antes de cómo darnos cuenta cuando somos víctimas en la relación. No obstante, si en realidad no lo somos y lo fingimos, es otra historia. Incluso, quizá ni siquiera lo notes, pues hacerte la víctima no es, por lo regular, algo que se haga adrede. Si percibes que lo estás haciendo sería bueno analizarlo y poner un alto para mejorar tu relación amorosa.

Esta es la situación

shutterstock_384978976

En una relación, las dos personas son importantes; sin embargo, a veces cuando no sentimos la debida atención por parte de nuestra pareja es posible que nos portemos un tanto demandantes. Al mismo tiempo, ejercemos sobre él un chantaje emocional que en verdad es una agresión hacia su persona.

La baja autoestima suele ser la culpable de este comportamiento. No es que tu pareja te abandone, sino que tú asumes que está siendo infiel o, simplemente, que no te ama cómo dice. Estas son las situaciones más comunes por las que te convences de ser la víctima:

  • Sientes que tu pareja no te da la atención que mereces. Tu pareja está ocupada pero te contesta cada vez que puede y te procura. No obstante, tú sientes que deberías ser su preocupación numero 1. Ten cuidado, puedes estar exagerando, todos necesitamos un espacio para trabajar y hacer nuestras actividades diarias. Aunque tu pareja te ame, no puede estar al pendiente de ti cada segundo del día.
  • Él no te ama. A pesar de que tu pareja ponga empeño en darte detalles, tú sigues teniendo sospechas de que no es completamente sincero. Ten cuidado, porque otra cosa es tener sospechas de infidelidad con fundamento. Si el hombre te ha demostrado que no tiene intenciones de estar con nadie más, quizá tu inseguridad sea el problema.

Aceptar la realidad

shutterstock_453228295

La inseguridad puede provocar que te hagas la víctima en la relación. No sabes por qué, pero asumes que tu pareja no te quiere, te oculta algo y no te da la atención que mereces. Ante estos sentimientos están las constantes represalias que tomas contra él. Por ejemplo: esas pláticas largas cuando le explicas lo que sientes y él intenta disipar tus dudas. O bien, esos berrinches porque no te contesta el teléfono a la hora que tú quieres, por la insistencia de saber dónde se encuentra y con quién. Aunque no lo creas, este tipo de comportamiento es un chantaje emocional.

¿Qué hacer?

shutterstock_277561844

En algún punto tu pareja no va a poder resistirlo. Es demasiada presión, cuando él no está haciendo algo para que tú te comportes así. Hacerte la víctima no te va a servir de nada, solo lograrás que se aleje de ti. Analiza si es tu caso y, de ser así, no te preocupes aún hay solución.

  • Trabaja en tu autoestima. Piensa que si tu pareja quisiera andar con alguien más, no estaría contigo.
  • Deja de ejercer tanta presión sobre él, pues en algún momento va a estallar y entonces quizá todos tus miedos se vuelvan realidad.
  • Racionaliza lo que haces y afronta las consecuencias. Asume que esta actitud es muy dañina para tu relación. Busca ayuda y mejórate a ti misma. De esta forma vas a dejar de pensar que eres la víctima y tu relación va a mejorar.

¿Conoces un caso así?

Este video te puede gustar