La verdad detrás de las hermosas fotos de FB

La vida no es como en las películas ni tampoco como la pintamos a veces en nuestras redes sociales. En este momento, miles de personas están subiendo a su Instagram o Facebook la imagen perfecta para pintar una vida de ensueño, declarar una emoción o simplemente para lo que sirven las redes sociales: no sentirse tan solos. Hemos visto fotos hermosas que nos hacen sonreír, sin saber que pueden ser engañosas.

Detrás de la cámara

Me resulta gracioso como de un tiempo para acá los celulares tienen mejores y mejores cámaras. Todos tomamos fotos a diario y en algunas ocasiones las subimos a las redes. Creo que para muchas personas crear estas pantallas de humo que reflejan una vida que en realidad no tienen es un mal necesario hoy en día. Todos lo hacemos en algún momento, aunque en realidad sabemos que la vida que llevamos a diario no es tan fantástica. Detrás de las fotos con filtro, de la comida capturada y las fotos de fitness existen miles de personas con un vacío existencial muy profundo.

El peligro de las altas expectativas

Ayer en la noche miraba Instagram que, como ya saben, es mi red social favorita. Encontré muchas fotos de amigos y amigas con sus parejas. Al parecer, la época de frío es ideal para sacarse fotos abrazados, con enormes bufandas o pasando el rato con un delicioso café. A medida que hacia scroll en mi celular, me pregunté qué tan cierta es la felicidad que muestran estas parejas en sus fotos de viaje. En algún momento yo también fantaseo con tener a alguien con quien tomarme fotos ridículas como las que ellos se toman. Después de recordar mis relaciones pasadas, me di cuenta de que con foto o sin foto, las apariencias siempre engañan.

Las máscaras

Alguna vez me dijeron que solo los miembros de una relación amorosa conocen a fondo la razón de sus problemas. Es una verdad que me repetía cientos de veces cuando mis amigas intentaban darme consejos sobre cómo llevar mi relación. Es imposible saber lo que se vive dentro de la relaciones y la vida de los demás. Por años, yo mantuve la imagen de la pareja perfecta ante muchas personas, al grado de que en muchos restaurantes y cafés me identificaban, junto con mi pareja, como uno de esos viejos estándares de amor. Y aunque en algún momento lo fuimos, la verdad es que muchos quedaron sorprendidos cuando nuestra relación terminó. En incontables ocasiones las personas me han preguntado qué se siente tener una relación tan estable como la tuve algún día.

No te dejes engañar

Creo que lo que te quiero decir es que las apariencias están ahí. Con o sin redes sociales, todos salimos a la calle con una máscara. Son pocas las personas que muestran un lado transparente y ellas suelen ser odiadas. Así que la próxima vez que, igual que yo, estés merodeando en Instagram o en Facebook añorando estas tontas fotografías de amor, éxito o cualquier otra cosa, recuerda que puedes tenerlo todo. No necesitas subir una foto a ninguna red social ni tampoco gritarlo al mundo. La felicidad reside en ti, acógela y deja de preocuparte por lo que aparentan los demás. Sé tu misma y defiende lo que amas.

Ser auténtica nunca ha sido sencillo, pero si no te atreves a serlo, solo serás una máscara más.

Este video te puede gustar