La primera luna llena de mayo se celebra el Wesak

La primera luna llena de mayo se celebra el Vesak o Wesak, la fiesta que conmemora el nacimiento, la iluminación y la liberación final de Siddartha Gautama, Buda. Este es el día más sagrado de la tradición budista, y te voy a contar todo al respecto.

El día de Buda

La luna llena en el budismo es el momento de mayor energía cósmica por lo que es muy especial. La celebración del Wesak se realizará sobre la luna llena de Tauro. Este festejo se ha celebrado durante siglos en el valle de los Himalayas. Es un momento de gran introspección y se pretende que sus seguidores lleven amor, alegría y esperanza al mundo en general. Se busca una liberación de energía espiritual. Este día se celebra el nacimiento, iluminación y muerte del Buda. Los budistas se reúnen con su familia espiritual y realizan meditaciones colectivas. Se hacen ofrendas y no se come carne durante todo el día.

¿Cómo se celebra?

En el día de luna llena, la multitud se viste de blanco congregándose al sur del valle de los Himalayas. Se sientan sobre el suelo sobre pequeñas alfombras de forma ordenada, en total silencio, unción y meditación. Llegada la hora de la luna llena, los adultos mayores intercambian bendiciones, sonrisas y unas cuantas palabras joviales con los asistentes. Empiezan a cantar, y a medida que el canto se eleva en el aire se busca la iluminación, el amor y la belleza; sobre todo, la paz. Después de efectuar varios mantras y oraciones se coloca la frente en el piso dejando que una ola de energía y paz se expanda. De esta manera, una vez por año, en la luna llena de Tauro, la humanidad se carga con las energías de un Gran Amanecer. En muchos países se visten de colores y se conmemora el cumpleaños de Buda con oraciones, contemplación y procesiones.

La preparación para el Wesak

Quienes quieran pueden participar en esta meditación. La preparación de los creyentes consiste en tener, durante los dos días previos a la luna llena, una actitud receptiva hacia la alegría, la bondad y el amor incondicional. En pocas palabras: debes bajar el ritmo de tu día a día y enfocarte en ser muy, pero muy, feliz. Algunos creyentes hacen un ayuno o no comen carne durante los 7 días anteriores a la celebración. Finalmente, en el día de la luna llena la actitud lo es todo. Es un día sagrado de reflexión, pero sobre todo de agradecimiento. Asimismo, se pide a los participantes que piensen en aumentar la iluminación espiritual propia y colectiva.

 

Este video te puede gustar