La mejor etapa de mi vida sin duda fue la preparatoria

Cada etapa en mi vida ha sido significativa, pues en todas ellas he conocido a muchas personas. También he tenido grandes aprendizajes que me han ayudado a ser quien soy actualmente. Si me pongo a recapitular cada día vivido, diría que sin duda la preparatoria fue la mejor etapa. ¿Quieres saber por qué?

Conocí a un gran amigo que conservo hasta ahora

Durante mi estancia en la preparatoria conocí a más gente que la que había conocido en toda mi vida. Cada semestre me cambiaban de salón, de profesores y compañeros. Eso me dio la fortuna de conocer a muchas personas, y entre ellas sobresalen algunas con las que aún tengo contacto. Como en toda etapa, hubo gente que creí que era mi amiga, pero con diversas actitudes me demostró lo contrario. Sin embargo, no todos fueron así, pues de ahí conservo grandes amigos de la vida.

Por fin entendí lo que significa “tener cruda”

Debo reconocer que durante la secundaria mis amigos empezaban a hacer sus pininos con las bebidas. Ya sabes, nos sentíamos malos, pues ya íbamos a pasar a la preparatoria. Sin embargo, jamás tomé demasiado. Fue hasta que entré a la prepa cuando muchas cosas cambiaron, entre ellas, la forma en que veía el relajo. Por fortuna no he sufrido de severas crudas, pero sí recuerdo mucho a mis amigos diciendo: “No lo vuelvo a hacer”.

Irse de pinta tuvo un nuevo y valioso significado

Recuerdo que al principio de mi estancia en esa nueva institución, me daba miedo hacer algo “indebido”. No quería tener mala reputación en la escuela, pero comprobé que podía divertirme sin dejar de ser buena estudiante. Algunas ocasiones decidí no entrar a clases con tal de ir con mis amigos a lugares diferentes. No fueron muchas veces, pero cuando lo hice me divertí. Eso sí, siempre le avisé a mi mamá lo que hacía, pues si me pasaba algo, ella sabría dónde estaba.

El tiempo se iba de ¡volada!

Cuando era más chica, recuerdo que aprovechaba mi tarde para jugar, ver la tele, bañarme, hacer la tarea y todo lo que se me ocurriera. Cuando entré a la prepa supe que todo dejaría de ser así. Tenía más materias que cubrir, proyectos extra y a veces sentía que el tiempo no era suficiente. A veces, aunque no quisiera, tenía que desvelarme y eso sí que era desagradable.

Encontré mi verdadera pasión

Justo en esa etapa de la preparatoria comprendí y descubrí qué era lo que más me gustaba hacer. Tomé varios talleres y clases de ciencias de la comunicación y no pasó mucho tiempo para que supiera que eso quería estudiar. Cuando entré a la universidad me enfoqué en esa carrera y me hizo muy feliz.

Este video te puede gustar