La mamá perfecta no existe, pero las buenas mamás siempre hacen esto

La mamá perfecta no existe. No obstante, en la actualidad la mujer carga con un rol demasiado pesado. Se nos atribuye el don de ser madre como si esto fuera una característica de todas las mujeres. Exaltan el rol de la mujer abnegada y pegada a sus hijos. De hecho, hay mujeres que no tienen este “instinto maternal” y aun así sacan adelante a sus hijos sin problema.

Así que no existe la mamá perfecta y no tienes que sentirte mal si ese instinto del que hablan no es algo innato en ti. Existen mujeres que se sienten realizadas al ser madres y otras cuantas que aman mucho más su rol profesional. Ante todo, una mujer con o sin instinto materno puede tener la capacidad de darle a sus hijos todas las herramientas para ser exitosos en la vida. No te claves en ser la mamá perfecta, mejor enfócate en hacer estas cosas que muchos profesionales aseguran es una guía para saber que estás haciendo un buen trabajo.

Evitar el sufrimiento de tus hijos

No existe nada más tóxico en esta vida que la sobreprotección. Es inevitable: tus hijos van a sufrir en diferentes etapas de su vida, como tú lo hiciste. El sufrimiento es parte de este mundo y se aprende a superarlo conforme las circunstancias se van presentando. Ocultarle a tu hijo el mal del mundo o protegiéndolo de más, no le haces ningún bien. El día de mañana cuando sea un adulto no va a poder sobreponerse a la frustración.

Quedarte con tu pareja si no es una buena persona para ti

Peor que vivir con padres divorciados es vivir con padres que  no se aman y no se soportan. El estrés constante que seguramente tú no ves, pero que viven tus hijos si no estás a gusto con tu pareja, los desgasta. Quedarte con el padre de tus hijos no le hace ningún bien a nadie. Solo le enseñas a tus pequeños que hay que aguantarse por compromiso. Pregúntate si el día de mañana tu quisieras que tu hija se quedara en una relación con la que no está contenta. De hecho, una mamá “sacrificada” no es un buen ejemplo a seguir. Finalmente le estás dando a tus hijos el mensaje de que ser sometida está bien; de que vivir frustrada es normal y que así funcionan las familias.

Deja que tus hijos se equivoquen

Los errores de tus hijos nada tienen que ver con tu éxito como madre. Es normal que tus hijos cometan sus propios errores. Los niños deben asumir la responsabilidad de sus decisiones, las consecuencias de sus actos. Sus errores no son tus errores, tu rol es ayudarles a aprender de su error.

Dile “no” a las actividades que no te gustan

Evita jugar con ellos a algo que no te gusta, esto no te ayuda a ti ni a el. Mejor busca actividades que te diviertan y te conecten con ellos para que tengan una mamá que se puede divertir a su lado. Finalmente verte disque “interesada” no es un buen estímulo para ellos.

Nunca des la vida por ellos

Vive tu vida y compártela con ellos. El sacrificio en exceso es una actitud que te va a llevar a la frustración. No puedes ser el motor de vida de tus hijos, ni sostener sus demandas. Las mujeres que dan su vida por los hijos tienden a descuidarse y terminan enfermando con los años siendo una carga para ellos. Ten tus propias metas, acepta tu vida y el rol de madre sin ser excesiva.

Una buena mamá se da el lugar de mujer, pareja y madre. Al final no puedes dedicar tu vida a otra persona ni siquiera  tus hijos. Tus hijos no son un proyecto de vida ni una inversión, ya que nunca recogerás al 100 % los frutos del trabajo. Finalmente los hijos se van y es algo que debes tener super consciente, pues no puedes basar tu felicidad en la de ellos.

Este video te puede gustar