La historia de cómo mi amiga imaginaria desapareció de mi vida

Cuando yo tenía unos 2 o 3 años, mi mamá solía contarme cuentos. La mayoría de ellos eran acerca de la biblia. Un día cuando íbamos en el coche camino a recoger a mi papá, mi mamá me contaba del arca de noe. Yo estaba emocionada imaginando a todos esos animales en el arca, ese fue el primer recuerdo de yuyu. 

Yuyu mi amiga imaginaria

Le pedí a mi mamá que repitiera la historia en la noche, porque yuyu quería volverla a escuchar. Mi mamá me preguntó, que quién era yuyu. Mi amiga me dijo que le dijera que era el nuevo nombre de mi osa de peluche. Así que mi mamá me acosto y me volvió  contar la historia del arca de Noe. Yuyu se puso contenta, tan contenta que se sentó en la cama a escuchar la historia. Al finalizar la historia, mi mamá apagó la luz y me quede dormida.

Desde entonces yuyu vivía en mi oso

El oso no me hablaba, pero ponía imágenes en mi mente. Tanto así que comencé a adivinar cosas. Cualquier cosa perdida en la casa yo la encontraba en 3 segundos. Mi papá comenzó a preguntarse sí era yo la que ocultaba las llaves del coche. Pero en realidad era yuyu la que solía mover las cosas de lugar.

Un día en la cocina

Un día mi mamá estaba preparándome la cena y le pedí un sandwich. A lo me mi mamá se negó porque ya había hecho quesadillas. Le dije que a yuyu y a mi no nos gustaban las quesadillas porque engordaban. Mi mamá riéndose me preguntó que de dónde había sacado esa idea. Le conté que yuyu era al principio muy gorda, porque comía muchas cosas. Sus amigos de la escuela la molestaban le decían cosas feas en el recreo. Hasta que un día dejó de comer, entonces comenzó a ser más delgada, y más y más, hasta que solo quedó su luz. Mi mamá sabía que yo tenía una imaginación increíble. Así que se limitó a decirme que los osos de peluche no eran gordos y yo no iba a engordar con solo una quesadilla. Mi mamá estaba realmente preocupada por que otros niños me molestaran. 

La preocupación del oso

Yo llevaba a mi oso a cualquier parte. Literalmente, lo lleve a las escuela hasta 3 año de primaria.Para entonces yuyu me aconsejaba que amigas tener y cuáles no.  Además de daba consejos para esconder mis dulces, en peluches y debajo de la cama. Hasta que un día mi mamá hizo una limpieza y se dio cuenta de la cantidad de dulces escondidos. Ese día comprendió porque mis dientes estaban ya tan dañados. Cuando me reprendió le dije que había sido idea de yuyu.

Me dijo que ya era una chica grande y el oso se tenía que ir

Mi osa desapareció un día, no lo note porque en ese momento tuve muchos cambios en mi vida. Nos cambiamos de casa, me cambiaron de escuela y ya estaba en 4 año de primaria. Años después mi mamá me contó que estaba muy preocupada con todo el asunto de yuyu cuando yo era una niña. En ese momento yo tenía ya 17 años. Yo ni siquiera me acordaba del dichoso oso y mucho menos de mi amiga imaginaria.

Lo único que puedo decir al respecto es que durante la edad de 16, 17 y 18 tuve muchos problemas con mi alimentación. Además sufrí de pesadillas y terrores nocturnos durante gran parte de mi adolescencia. ¿Tendrá relación? La verdad es que ahora es un tema que prefiero evitar a toda costa.

Este video te puede gustar