La depresión puede terminar con tu vida, ¡cuídate!

En la actualidad muchas personas sufren depresión y no lo saben. Pareciera ser sólo una sensación de cansancio, tristeza o indiferencia que solemos ignorar. El problema es que al no hacerle caso a todas las señales, poco a poco vamos cayendo en un agujero del que no saldremos a menos que busquemos ayuda. La depresión podría terminar con tu vida, ¿realmente quieres eso?

¿Qué está pasando conmigo?

Recuerdo que cuando caí en depresión, pensé que tenía mil cosas, menos eso. Nunca pasó por mi mente que una situación emocional pudiera causar tantos cambios en mi vida. Al principio creí que sólo eran cambios hormonales a causa de mi menstruación. Veía alguna película y me daba sentimiento o de plano terminaba con los ojos encharcados. Hasta ese punto creí que todo era normal. Luego, de eso, también sentía más cansancio del habitual. A veces pensaba que tenía relación con el hecho de que me desvelaba viendo algún programa o por cuestiones del trabajo. Pero poco a poco se fue complicando esta situación hasta llegar al punto en el que de plano me costaba mucho trabajo dormir, por muy cansada que me sintiera. Lo peor es que luego ya no sólo me sentía cansada, sino que me costaba mucho trabajo hacer mis actividades. Todo el tiempo andaba distraída. Parecen síntomas que todos solemos tener y que jamás relacionamos con la depresión. Por eso…

Sientes que te falta energía

Debes asegurarte de estar comiendo bien y a tus horas. No esperes a tener un tiempo libre y hacerlo. Aunque tengas mucho trabajo o pendientes, date tiempo para descansar. Incluso el hacer un poco de ejercicio te ayudará a recobrar toda esa fuerza que has perdido.

Haz dejado de confiar en ti

Al sentir depresión, dejas de creer en ti. Por ejemplo, yo, sé que soy buena para crear historias, para escribir libros y cautivar a las personas. Sin embargo, llegó un punto en mi vida, en el que parecía que no sabía quién era. Me había olvidado de todo lo que podía lograr. Al contrario, pensaba que era mala, dejé de escribir por un tiempo porque pensaba que todo lo que hacía era malo.

Te cuesta mucho trabajo concentrarte

Relacionado al punto anterior, también dejé de hacer lo que me apasionaba porque ya no lograba concentrarme. Mi mente estaba repleta de pensamientos y sentimientos, pero no lograba poner nada en orden y sin duda sentía que tenía un gran caos en la mente. Debido a eso, se me iban las ideas super rápido y terminaba triste y pensando que la vida no tenía sentido.

En los peores casos, pensamientos suicidas

Por fortuna, yo acudí con tiempo a pedir ayuda. Por desgracia, hay quienes terminan pensando que es mejor que ya no estén en este mundo.

Créeme, vivir con depresión no es nada sencillo. Lo importante es que no te aisles de las personas que te aman, pues te brindarán apoyo cuando realmente lo requieras.

Este video te puede gustar