Kufungisisa: el mal moderno de muchas chicas, ¿lo tienes?

La palabra kufungisisa viene de Zimbabue, donde las tribus locales resumieron este odioso mal moderno que acongoja a miles de mujeres. Seguramente en algún momento de tu vida has sufrido de este mal, pero no sabías que tenía un nombre…

Qué significa kufungisisa

Literalmente se traduce como “pensar demasiado”; ya sea sobre acontecimientos actuales o pasados.  Es la forma en la que las tribus mencionadas definen al hecho de darle vueltas a un problema en la cabeza una y otra vez. A este problema ellos le atribuyen problemas físicos y psicológicos. Los nativos creen que envenena tu mente por tanto tiempo, que puede llevarte a la depresión o la ansiedad y puede evolucionar a algo más grave físicamente.

Cuando pensar de más se vuelve veneno…

Los humanos tenemos la gran capacidad de reflexionar acerca de nuestros problemas. Al contrario de los animales que solo se guían por su instinto. Sin embargo, esta capacidad es un arma de doble filo. De hecho, la base de la psicología moderna ha demostrado que lo que nos hace sentir realmente mal no es lo que pasa en la realidad, si no lo que pensamos al respecto y cómo reaccionamos ante ello. Es imposible que algo te haga sentir mal si no reaccionas ante ello.

¿Por qué pensamos negativamente?

Pensar en un problema una y otra vez es negativo, ya que nos lleva a un estado de estrés del que no podemos salir hasta que se resuelva. Pensar negativamente viene de la madurez de nuestro cerebro. Cuando aún no tenemos inteligencia emocional, nuestro cerebro sigue comportándose como en la época de las cavernas: debido al mundo hostil tenía que cuidarse absolutamente de todo. Ver lo negativo y advertir el peligro que nos rodeaba era lo único que nos mantenía con vida. Sin embargo, hoy en día fortaleciendo nuestra inteligencia emocional podemos dejar de dirigir nuestra atención hacia aquello que nos hace sentir mal. Deshazte del comportamiento kufungisisa, pues ver el mundo como algo hostil no te llevará a una vida plena.

Cómo dejar de pensar demasiado

Cuando tienes un problema y lo mantienes en tu mente, no haces otra cosa más que envenenarte. Finalmente, si es algo que no puedes resolver en el momento, no es algo que merezca la pena tanta atención. Existen dos formas muy sencillas para dejar de pensar de más:

  • Modifica tus pensamientos. Realmente casi nada de lo que sucede en el día a día es tan terrible como tu mente lo asume. Si llegas a concebir esto como una realidad, comenzarás a notar cómo puedes dejar de darle poder a las cosas. Ejemplo: tu jefa te regañó por no tener el trabajo a tiempo. Pasar el resto de la tarde culpándote por ello, no va a cambiar la falta. Mejor piensa que  la próxima vez tendrás todo listo, perdónate y déjalo ir.
  • Vive el presente: Vivir pensando en el ayer no te conducirá a nada nuevo. Basar tu vida en el sufrimiento, solo atraerá más de él. Busca la paz dentro de ti, no existe nada en el exterior que pueda dártela.

Este video te puede gustar