Juguetes que todas las que crecimos en los 90 deseamos inmensamente en Día de Reyes

Hasta el día de hoy, el Día de Reyes es uno de los más esperados por todos los niños. En realidad desconozco si el festejo es sólo en México o también se lleva a cabo en otros lados del mundo. Justo en estos días, me ha dado un poco de nostalgia. Curiosamente lo que estuvo de moda hace años, parece regresar justamente para darnos en el corazón. Los más pequeños parece que no entienden de lo que hablo o de lo que sentimos. Sin embargo, las chicas que crecieron en la misma época que yo, sabrán perfecto a qué me refiero.

Barbie enorme

Recuerdo que cuando tenía cinco años más o menos, se puso de moda una muñeca que en ese entonces me parecía gigantesca. Era una muñeca del tamaño de una niña de mi edad. Esa muñeca resultó la sensación, pues podías usar su ropa y ella la tuya. La verdad, muchas de mis amigas la tenían a falta de hermana con la que jugar. Les resultaba muy divertido poder intercambiar y hacer muchas cosas con la facilidad que aportaba el tamaño.

Para hornear pastelillos deliciosos

El bendito hornito para hacer pastelillos fue más famoso de lo que se creía. Seguro tú tuviste uno, pues era super práctico y “fácil” de usar. Lo digo entre comillas porque parece que el asunto de hacer pastelitos no era tan simple como se esperaba. Recuerdo que vi un programa en el que se dedicaban a probar diferentes productos para garantizarlos a los consumidores. En resumidas cuentas, el instructivo de dicho juguete no era nada claro. Además, resultaba peligroso porque se calentaba más de lo adecuado para un niño. Obviamente eso no impedía que las niñas deseáramos ese juguete para Día de Reyes.

Bailarinas aéreas

No recuerdo el nombre de estas muñecas, pero sí que una vez que las girabas comenzaban a elevarse. Era muy divertido verlas por los aires, girando muchas veces. En lo personal, nunca las pedí en Día de Reyes, pero mis amigas sí. Cada vez que nos reuníamos a jugar se veían por el cielo varias muñequitas como hadas.

Los bebés cachetones

Si de algo teníamos delirio cuando éramos niñas, era de los muñecos a los que podíamos tratar como hijos. Existían en particular unos cachetones que nos volvían locas. Desde el nombre, eran divertidísimos. Había niños y niñas y todos tenían algo que los hacía únicos. Yo amaba a los que tenían el cabello medio largo, pues me encantaba sentir la textura de sus melenas.

Pulgas locas

Sin duda, este juego resultaba el mejor para divertirnos en compañía de nuestros amigos o familia. La adrenalina nos invadía al máximo por conseguir primero las piezas del color que elegíamos.  Era más entretenido cuando apostábamos con dinero. Además, quien ganaba más de tres veces seguidas era el master del juego.

Polly Pocket

¡Benditos Polly Pocket! Muchas los recordamos con tanto cariño. Cuando salió la nueva generación nos sentimos completamente decepcionadas, pues ya nada tenían que ver con el modelo original. Las muñecas tuvieron mucho éxito debido a que eran tan pequeñas que apenas podías sujetarlas con dos dedos. Además, los escenarios que tenían eran divertidos. Muchas seguimos anhelando que vuelvan las originales y no esas muñecas que miden 15 cm aproximadamente.

Jeep

Amaba conducir esos enormes carros y ver cómo todos huían a mi paso temiendo ser atropellados. Ja, ja, ja; la verdad era entretenido. Era mejor cuando en el carro cabía más de uno. Lo único que hubiera cambiado de ese carro hubiera sido el color. Creo que era mejor un morado o naranja, pero rosa, ¡pfff!

¿Crees que ha faltado algún otro juguete para recordar?

Este video te puede gustar