Instinto maternal: ¿solo liberación de hormonas?

No hay amor más grande que el amor de madre. Ese vínculo inquebrantable entre el bebé y la madre que comienza en el embarazo es mágico. Convertirme en madre es lo mejor que me ha pasado. Sabía que la maternidad me cambiaría, pero nunca imaginé la magnitud que tendría en mi corazón. Los científicos afirman que el instinto maternal no existe, pero creo que sí, no importa lo que diga la “evidencia científica”.

Instinto maternal

Se dice que el instinto maternal es la liberación de hormonas poco después de dar a luz. Es una sensación de proteger al niño a toda costa. Algunas mujeres dicen que no poseen este sentimiento porque no desean tener hijos. Sin embargo, no es lo mismo. Decidir tener hijos o no es una opción y no tiene nada que ver con el instinto maternal. Algunos argumentan que no se aplica solo a las madres biológicas y que va más allá de las hormonas. Otros argumentan que el término excluye a los padres. ¿Qué pasa con el “instinto paterno”? Creo que el instinto maternal se activa una vez que te conviertes en madre, ya sea dando a luz o no. Durante el embarazo, leí muchos libros para prepararme para la maternidad. No obstante, una vez que tuve a mi hijo, estaba aterrorizada. Mi madre me aseguró que resolvería las cosas y que confiara en mi instinto maternal. No ha sido fácil, pero con mucha paciencia conmigo misma, he aprendido a confiar en ese instinto.

Llanto

Por ejemplo, cuando tu recién nacido llora, no sabes si tiene hambre, si siente frío o calor, si tiene cólico o gripa. Tampoco si es por el pañal sucio o si se siente incómodo con la ropa, está aburrido o solo quiere que lo carguen. Tratas de resolverlo y algunas veces haces que el bebé deje de llorar, pero otras veces fallas y nada lo calma. Es ese instinto el que te impulsa a cuidar a ese niño y a encontrar la respuesta de por qué llora, y que no encontrarás en un libro. El instinto maternal para mí es tener este inmenso amor por tu hijo y querer protegerlo sin importar nada. Es escuchar a mi bebé llorar y querer quitarle ese dolor. Prefiero ser yo que verlo sufrir. Es escuchar su llanto y reaccionar instantáneamente porque sientes que algo está mal. Es verlo caer y mantener la calma para asegurarte de que no está herido.

Instinto paterno

Sé que hay un instinto paterno porque mi esposo se relaciona con mis sentimientos y dice que hará todo lo que esté a su alcance para proteger siempre a nuestro hijo. Le creo, pero no se compara con el instinto maternal que siento. Creé esta vida y este bebé se convirtió en mi responsabilidad en el momento en que descubrí que estaba embarazada. Los científicos podrán decir que no existe y algunas mujeres podrán argumentar que no lo sienten, pero nadie puede demostrar que estoy equivocada porque el instinto maternal que siento es verdadero y vive en mí.

Sígueme en Ig Y Fb @LupitaMXLife

Este video te puede gustar