Huérfano digital, evita que tu hijo sea uno de ellos

Como te habrás dado cuenta, la tecnología nos está rebasando. Ahora nosotros dependemos del teléfono para sentirnos plenos en la vida. Por desgracia, estamos afectando a terceros. Tu hijo podría ser un huérfano digital si no haces algo al respecto. ¿Te gustaría que eso pasara?

El teléfono es lo más importante

Como dije, la tecnología nos está absorbiendo. Como papás, incluso sin serlo, optamos por dedicarle más atención al teléfono en lugar de aprovechar ese tiempo en cosas más productivas. De acuerdo a la Unidad de Inteligencia Competitiva, las mamás mexicanas durante 2016 usaron el celular 81% para chats y 72% para redes sociales. Facebook encabeza la lista de la red social más visitada, seguida por WhatsApp y luego YouTube.

¿Cómo saber que es adicción?

Si antes de salir de casa te aseguras de traer el celular contigo, incluso aunque las llaves se te olviden, es adicción. Cuando sientes que no tienes el teléfono en tu bolsa o bolsillo y te da angustia, es adicción. Sientes que vibra o suena aunque esté apagado, es adicción. Si quieres ver la hora y terminas en tus redes sociales y al final no recuerdas la hora, es adicción.

Tu hijo como huérfano digital

El uso excesivo de tu celular afecta no solo tu salud, también la de tu hijo. A la larga, el pequeño presentará baja autoestima y daño emocional. Deja de hablar contigo porque sabe que no tienes interés por entablar alguna conversación. Muchas veces, los niños piensan que no son divertidos, porque sus papás se ríen más con el teléfono que con ellos.

Consecuencias que debes evitar

La relación más directa es con mamá, por lo que la indiferencia de ella es la que más puede afectarlos. En lugar de despertar y atender el celular, debes disfrutar el tiempo que pasas con tus hijos. Ignora las notificaciones de mensajes, a menos que creas que es algo importante, explícale a tu hijo por qué revisarás el celular. Cuando estés en una actividad con tus pequeños, procura no usar el celular, ni siquiera para tomar fotos.

Disfruta el tiempo que tienes con tus hijos, son más importantes que un teléfono. ¡Créeme!

Este video te puede gustar