Hoy es uno de esos días en que quiero mandar todo al demonio

No todos los días son perfectos por mucho que lo intentemos. A veces está bien sentirse mal o querer mandar todo al demonio. Incluso la persona más tranquila puede llegar a sentirlo. No sé si eso nos sucede solo cuando no tenemos la suficiente estabilidad emocional, lo único que sé, es que a veces, hasta el día de hoy, llego a sentirme así.

Ningún día es color de rosa

Es un hecho que la vida de cada quien es muy distinta. De la inteligencia emocional que tengamos, mucho dependerá la forma de reaccionar ante la vida. Sin embargo, parece que hay cosas que nos afectan a unos más que a otros, pero a todos nos pasa. Las crisis emocionales surgen cuando no te sientes bien con lo que estás haciendo. A veces porque las cosas no van bien con tu pareja o te peleaste con tu BFF.

Se vale no estar bien

Es un hecho que para seguir adelante debemos adoptar una postura positiva ante la vida. De lo contrario, nos llovería sobre mojado (como dice el dicho). Incluso así es válido de vez en cuando no sentirnos bien y querer tirar la toalla o mandar todo al demonio. Hay días en los que despertamos así, sin querer saber nada de nadie ni querer hacer nada.

Cuando quieres mandar todo al demonio

Como dije, está bien sentirte enojada o molesta. Lo que no está bien, es que te desquites con otros por cómo te sientes. Si crees que no podrás o querrás lidiar con nadie, debes mantenerte alejada para no herir a nadie. Hay varios consejitos que me han funcionado muy bien cuando me siento así. Toma nota.

Tips de ayuda

  • Piensa que es temporal. Por muy mala que sea tu racha, recuerda que todo pasa. Lo mejor que puedes hacer es no darte por vencida pues del peor momento obtienes un aprendizaje.
  • Enfócate en lo positivo. A pesar de lo malo que haya en tu vida, siempre hay algo bueno. Lo malo es que por enfocarte en lo malo, no ves lo bueno. Deja de darle importancia a lo que no la merece.
  • No está mal estar mal. Ningún día es perfecto, así que no te sientas culpable por no tener días bonitos siempre.
  • Tú tienes el poder. Cualquier racha, por muy mala que sea, termina cuando tú lo decides. No dejes que nada ni nadie domine sobre ti.

¡Tú puedes lograr lo que te propongas y qué mejor que eso sea bueno!

Este video te puede gustar