Hombres code: todo lo que tienes que saber de su comportamiento

La codependencia es una condición que afecta a miles de parejas. Los hombres code son aquellos que controlan todo en la relación. Normalmente encuentran mujeres que buscan que otra persona llene sus vacíos, calme sus emociones, cumpla sus sueños, tome sus decisiones… ¡Aguas! Estar con un hombre que acoge tus inseguridades puede volverte aún más dependiente y pocas veces serás capaz de verlo, hasta que uno de los dos se harte de esta situación.

Son los salvadores

Que tengas una pareja codependiente no quiere decir que él sea una mala persona. Simplemente tiene rasgos que pueden llevar a que tu relación sea tóxica. Esos hombres son muy responsables, excelentes padres y esposos hasta cierto punto. Intentan que todo este bajo control en casa y en cualquier otro aspecto. Tanto así que pueden llegar a prohibirle a su pareja tener contacto con cualquier otro hombre que no sea él. Se ven como el salvador de su pareja y saben perfectamente que ella no es la persona más estable.

Los hombres code le tienen miedo al abandono

No son capaces de admitir sus sentimientos y, por tanto, no son muy inteligentes emocionalmente. Sienten carencias afectivas que pueden venir desde la infancia. Esto los vuele especialmente celosos con sus parejas, el miedo al abandono los puede llevar a conductas agresivas. Cuando esto ocurre, es común que la mujer dependiente asuma la culpa del comportamiento del codependiente. También tenemos que resaltar que una mujer dependiente siempre encontrará razones para defender a su pareja codependiente.

Adictos al trabajo y proveedores a toda costa

Algunos hombres codependientes se toman el papel del hombre de la casa demasiado en serio. La ola de pensamientos feministas son para ellos una alerta roja. Son ellos los únicos capaces de proveer todo en la casa. Se podría decir que demeritan los ingresos de su pareja. Son muy egoístas, saben que su pareja tiene problemas emocionales pero creen que pueden resolverlos o permanecer en la relación sin problemas.

Estar con un hombre codependiente que toma el control sobre la relación al principio es muy cómodo. Sin embargo, con el tiempo pueden llegar a convertirse en verdaderos controladores.

Este video te puede gustar