Es un hecho: los niños deben jugar al aire libre, estas son las razones

Muchas veces subestimamos la importancia que el juego tiene para el desarrollo motriz y cognitivo de los niño. Olvidamos que los niños aprenden jugando, tocando viendo y experimentando. Sólo de esta forma comienzan a entender y a interactuar con el mundo. Por ello y por otras razones es un hecho que los niños deben jugar y aprender al aire libre. ¿Quieres saber un poco más?

Desarrollan su creatividad

Uno de los principales beneficios que tiene jugar al aire libre es que desarrolla la creatividad. Al no tener juguetes electrónicos o muñecos los niños se ven forzados a crear historias y juegos. También se ven obligados a crear soluciones rápidas y eficaces en poco tiempo. En consecuencia, si quieres que tu niño aprenda a desenvolverse en cualquier escenario, deja que salga al aire libre.

Comienzan a socializar desde temprana edad

Es obvio que al ir a un parque tu pequeño se encontrará con otros niños. Tal vez al inicio sea un poco tímido, pero con el paso del tiempo comenzará a entablar conversaciones de forma más rápida y amable. Aunque no lo creas, es muy importante pues aprenderá a desenvolverse con seguridad y propiedad en distintos escenarios.

Es un hecho que su coordinación motriz fina y gruesa se desarrollan

En algún momento querrá trepar un árbol, saltar más de lo normal y correr mucho. En consecuencia su coordinación motriz gruesa se verá beneficiada. La  coordinación fina se verá favorecida cuando juegue con objetos que involucren movimiento de dedos y brazos de manera focalizada.

Mejoran sus habilidades verbales

Tanto su habilidad para conversar como para pronunciar y agregar palabras a su vocabulario se verán beneficiadas. Conocer a más niños hará que se comunique de forma diferente y apropiada. De vez en cuando tendrás que corregir algunas palabras o expresiones que no sean adecuadas, pero aún así vale la pena que aprenda al aire libre.

Este video te puede gustar