He decidido desprenderme de todas esas culpas que me han dado sólo por ser madre

Si estás pensando tener hijos, debes tener algo muy presente: la sociedad siempre se encargará de señalarte y juzgarte sólo por ser madre. Ahora que ya sabes esto, decide si estás preparada para lidiar con la situación toda la vida. Es probable que digas “a mí no me importa lo que digan de mí”, “que digan lo que quieran, la única que criará a mi hijo seré yo y su papá”. Sí, eso es un hecho, pero créeme, a veces las palabras ajenas terminan inmiscuyéndose en tu vida más de lo que deberían. Aunque yo he ido aprendiendo a no tomarme nada personal.

Que porque te mueves…

Si te la pasas de un lado para otro, arriba y abajo; trabajando, saliendo, haciendo. No faltará quien te diga que no hagas tanto porque puede afectarle a tu bebé. No debes abusar de tu condición porque eso podría repercutir en tu niño. Por el otro lado, no faltará quien te diga: “no te chiquees, no estás enferma, sólo embarazada”, “no exageres, no te va a pasar nada por barrer tu casa”. De una u otra manera no tienes contento a nadie. Y esto es sólo el principio…

Cuando nace tu bebé…

Si crees que eso era todo, te equivocas. Al nacer tu bebé, todos querrán opinar sobre el nombre que le pondrás. Peor aún si no los tomas en cuenta, porque cuando les cuentas qué nombre han decidido, no faltará quien diga que no le gusta y bueno. Si te enfocaras en complacer a todos, terminarías quedándote sin hijo, sin ponerle nombre y viendo como todos quieren hacer con él lo que quieran. Lo mismo pasará si quieres estar cargándolo todo el tiempo. Seguro ya has escuchado a quienes dicen “ay, no lo cargues tanto porque lo vas a malacostumbrar a tus brazos”, “deja que llore, así se forma el carácter”, “por qué no lo cargas, no vas a formar apego con él”, “eres una mala madre, cómo lo dejas llorar tanto”. Como te digo, nunca tendrás contenta a la gente con nada de lo que hagas.

¿Eres mamá y trabajas? ¿Quién ve a tus hijos?

Sólo por ser madre y ser profesionista, también recibirás muchas críticas. Créeme, muchas veces he escuchado “cómo puedes irte a trabajar y dejar a tus hijos en manos de otros”, “a poco no sientes feo irte y dejarlos en la escuela con gente que no les dará tanto amor como tú”, “deberías trabajar tiempo completo, el hecho de ser madre no tiene porqué absorberte por completo”. Nadie ve las cosas como yo, yo trabajo por gusto, por amor y por necesidad. ¿De qué quieren que coman mis hijos si no trabajo?

Sólo por ser madre…

Así es, de una u otra manera no te faltarán críticos y expertos que querrán tener la razón sobre tu vida y la de tus hijos. ¿Lo mejor que puedes hacer? Ignóralos y despreocúpate de lo que piensan de ti. Créeme, cada una de nosotras hace las cosas lo mejor que puede. Los únicos que serán conscientes de ello son tus hijos, así que es con los únicos que debes rendir cuentas mientras son pequeños. No critiques o juzgues a otras madres. Mejor apóyalas cuando lo necesiten y tú también pide apoyo cuando lo requieres. Somos madres, no super héroes. 

Este video te puede gustar