He aprendido que aunque los padres estén separados, debe haber una buena relación

Cuando una pareja decide formar una familia sabe que para lograrlo necesita amor y una buena relación. Teniendo esos elementos es casi un hecho que podrán salir adelante. Sin embargo, ¿qué pasa cuando la relación entre los padres no funciona y los hijos quedan de por medio?

Casos reales

En la actualidad, muchas familias han dejado de funcionar como se esperaba. Más bien creo que ahora sí se arman de valor para separarse. Antes eso no sucedía porque la sociedad siempre estaba atenta a lo que los demás hacían. Juzgaban, por todo y por nada, nunca se tenía a nadie contento. Tal vez ese era el principal motivo por el que no se alejaban las parejas aunque no hubiera amor. Pensaban en el “qué dirán” si se alejaban o dejaban a la mujer sola a cargo de la familia.

Todo cambió

Con el paso del tiempo, las mujeres dejaron de preocuparse por el “qué dirán”, pues finalmente las únicas afectadas eran las personas que estaban dentro de la relación. Debido a eso, muchas relaciones en la actualidad se han visto fracturadas. Yo, desde hace mucho, me involucrado en estas situaciones de una u otra manera. Ya sea porque soy parte de ella como hija o como pareja. Sin embargo, tengo diversas vivencias que me han hecho comprender que es mejor tener una buena relación.

 Como hija

Debo reconocer que la relación que vi entre mis padres no fue la mejor. Cuando era pequeña creía que sí, pero conforme crecí comprendí que algo estaba mal. Después de un tiempo de peleas, ellos decidieron separarse. Sin embargo, por obvias razones tenían que seguir en contacto. El problema es que a pesar de que los unían los hijos, su relación jamás mejoró. Al contrario, creo que las cosas fueron en picada.

Como madre

Ahora yo tengo una hija y cuando ella nació, las cosas entre su papá y yo eran “normales”. Después de un tiempo uno de los dos tiró la toalla y decidió alejarse por el bien de los tres. En un principio me sentí decepcionada y enojada, pero veía a mi hija y sabía que tenía que ser inteligente en mi forma de actuar. Recordé todo lo que vi con mis padres y sólo deseaba que mi hija no lo viera. A pesar de todas las diferencias que pudiera haber entre su papá y yo, hemos tratado de tener una buena relación. Eso no significa que nos queramos, pero al menos nos respetamos y apoyamos porque tenemos a un ser hermoso que nos une y así será por mucho tiempo.


Este video te puede gustar