Hay hombres que vuelven locas a las mujeres y no en el buen sentido

Encantador, carismático, muchos hombres que parecen buenos pueden convertir a una mujer sana y con autoestima en una verdadera desquiciada. Temo decir que yo fui una de ellas y aún no entiendo completamente cómo fue que paso.

La relación era perfecta al principio

Es muy gracioso, porque hubo química desde un principio. Me deje ir como una loca porque en realidad era el hombre más adorable del mundo. Me hacía pensar que yo era su prioridad, e incluso al principio mostraba señales muy claras de que era sincero. Él se dedicó a nuestra relación durante los primeros meses, sin embargo al poco tiempo todo comenzó a cambiar.

El comenzó a irse

Dejo la relación poco a poco, ya nada era como en el principio. El me aseguraba que era idea mía , pero en muchas cosas la verdad se asomaba. Ya no contestaba mis mensajes, no los veía en días enteros. El me aseguraba que estaba realmente ocupado, pero la verdad es que el día tiene 24 horas y el interés pies. Debí haberlo aceptado ese hecho sin caer en sus mentiras pero insistí. A mis ojos tenía algo valioso, el me decía que yo no era para una aventura, quería algo más serio conmigo.

Le pedí hechos no palabras

Me considero una mujer bastante sensata, he huído de relaciones destructivas en el pasado. Sin embargo esta vez, no le hice caso a mi sentido común. Porque si huele a pollo y sabe a pollo, por supuesto que es pollo. El no fue capaz de probarme con hechos las cosas y yo me fuí. Pero al poco tiempo mi cabeza aún no razonaba lo que estaba pasando y se lo pregunte. El me dijo que yo era la que se quería ir, él no quería que nada acabará. Pero tampoco fue detrás de mi , así que me convencí que había actuado de forma impulsiva y regrese.

Con cada regreso me volvía más desconfiada de él y a su vez más loca

La mujer con alta autoestima, la que siempre buscaba su bien estaba enredada en su res. Comencé a ser la chica que veía el teléfono sin parar. La chica que prestaba atención a las palomitas, que veía constantemente como estaba conectado pero ni siquiera veía los mensajes. Trate de tomarlo como una mujer madura, invente excusas. Quizás está ocupado, estoy siendo muy exigente con él y así un sin fin más de excusas. Por más cuerda que quisiera estar no lo lograba, cuando llegadas las 10 pm no recibía ni un mensaje de ¿cómo estás? Me iba llorando a la cama jurando que le iba a dejar en el momento que el me mandara un mensaje. Por supuesto no pasaba porque él se disculpaba y yo cedía.

Me quebró

No hay otra palabra para lo que me hizo. Promesa tras promesa, desaire tras desaire. Poco a poco la mujer fuerte se convirtió en la mujer loca que solo pedía a gritos la verdad, cuando la verdad era bastante evidente.

Este video te puede gustar